Archive for the ‘Química’ Category

El cisne negro o efecto mariposa del glaciar Eyjafjallajökull

No vengo a soltar el discurso ya conocido por todos de que el glaciar Eyjafjallajökull entró en erupción hace pocos días, que paralizó el tráfico aéreo (nube de cenizas que llegó hasta los 11 kilómetros de la atmósfera), que puede representar una amenaza para la alteración del clima (aunque parece que finalmente estas tesis catastróficas no lo son tanto), etc.

Sin embargo, este volcán, que es uno de los 33 volcanos que han entrado en erupción alguna vez en Islandia desde la última glaciación (hecho que justifica el porqué del uso de la energía geotérmica en Islandia), sí que ha provocado otros aspectos colaterales que no tienen tanta presencia mediática. La erupción de este volcán es un cisne negro (suceso raro, devastador y explicable/predecible a posteriori, nunca a priori) y además ha provocado un efecto mariposa (pequeña perturbación, erupción, que provoca efectos considerables) en muchas zonas alejadas de la isla islandesa que disfruté el verano pasado.

Dos primeros efectos a considerar que sí que han salido en prensa en los últimos días:

  1. Por contradictoria que pudiera parecer en un principio, la erupción de cenizas volcánicas del volcán islandés ha supuesto un respiro para nuestra maltrecha atmósfera y el aumento del efecto invernadero que estamos magnificando con nuestra actividad humana (industrial, vamos). Aproximadamente, se calcula que el volcán ha estado emitiendo 150.000 toneladas de CO2 al día, frente a las 350.000 toneladas de CO2 que emite a diario la actividad aeronáutica en Europa que se vio paralizada.

    150.000 toneladas de CO2 del volcán vs. 350.000 toneladas de CO2 aviación

    150.000 toneladas de CO2 del volcán vs. 350.000 toneladas de CO2 aviación

  2. Se ha especulado con una posible alteración del clima (ahora que está tan de moda hablar del cambio climático, segundo tema preferido de conversación “típico” tras la crisis). Sin embargo, parece ser que la erupción no ha tenido la suficiente fuerza para ser un factor de alteración del clima (por lo menos, tras los estudios realizados hasta el momento).
    Dos explosiones volcánicas recientes, Pinatubo en Filipinas en 1991 y Chichón en México en 1982, sí que lo tuvieron, ya que su Índice de Explosividad Volcánica fue de tipo pliniano, ácidas y de gran explosividad. Estas erupciones, lanzaron tanta ceniza y polvo hacia la atmósfera superior, que enfriaron el planeta varios meses, compensando el conocido efecto invernadero creciente. El Monte Pinatubo parece ser que provocó que el nivel del oceano bajase 5 milímetros, y también provocó unas temperaturas más bajas de lo habitual en los años siguientes.

Pero, también hay otros efectos menos difundidos en prensa que me propongo resumir a continuación:

  1. El volcán impronunciable es pequeño, pero, especialmente bueno para producir ceniza extremadamente pequeña que lo tiene más fácil para infiltrarse en muchos sitios. Las partículas de ceniza volcánica tienen un tamaño habitualmente de entre 50 y 100 micras, pero las de esta erupción han sido cuantificadas hasta de 10 micras o menos. Ello se debe a la viscosidad de la lava y a la presencia de agua (el glaciar). Este inusitado diminuto tamaño ha posibilitado que las cenizas anden deambulando por los cielos más días, lo que junto con las condiciones climáticas de viento sudeste, ha provocado el caos que hemos vivido durante los últimos días.
  2. Creo que ha quedado claro que necesitamos un Espacio Aéreo Europeo o Cielo Único EuropeoEurocontrol, que ha sido la agencia que ha gobernado este caos entre muchas críticas, se ha encargado de coordinar el tráfio aéreo europeo. Sin embargo, esto hubiera sido más fácil y eficiente, si no hubiera tenido que coordinar varios “cielos” y fuera todo uno. Parece ser que no he sido el único en darme cuenta de ello, ya que se convocó recientemente un Consejo Extraordinario de Transportes para hablar de ello.
  3. No sólo las aerolíneas han tenido grandes pérdidas (aproximadamente unos 190 millones de dólares al día). Quizás ahora cuando se produzca esa socialización de pérdidas que tanto acostumbran los gobiernos últimamente, sería conveniente recordarles que en el sector del turismo, también hay otro agente importante como son las agencias de viajes. De hecho, la más grande de Europa, TUI Travel, ya ha anunciado pérdidas de 9 millones de dólares por día.
  4. Hay otros sectores económicos que también se han visto afectados:
    • Los productores de flores de Kenya que producen un tercio del total que se venden por Europa. Esto, bajo otro efecto mariposa, afecta a los productores del Sur de España, que tradicionalmente adquieren estas flores en África para luego venderlas en el Norte de Europa.
    • Las compañías electrónicas y farmacéuticas de Europa, que tienen una filosofía de producción Just in Time, han visto parada su actividad durante unos pocos días.
    • Las cenizas se han producido tras, seguramente, uno de los inviernos más fríos que se recuerda, con mucha nieve, por lo que el comercio ya se había visto fuertemente afectado en economías como la inglesa, tras las fuertes nevadas de Enero.
  5. Por mucho que nos hayan bombardeado los medios de información con el caos económico que provocaría este cisne negro, la realidad puede que no sea tan acorde a lo expuesto. Muchos han comparado el caos aéreo con el que provocaron los atentados del 11 de Septiembre, cuando el PIB de EEUU se contrajo un 0,3%. Sin embargo, no son comparables ambos casos:
    • Según un estudio realizado por el Royal Bank of Scotland, en Europa, el 46% de los productos son transportados por carretera, el 37% por mar y el 11% por tren. Menos del 1% lo hace vía aérea. Esto hecho hace que el porcentaje de caída del PIB apenas fuera de 1 o 2 décimas del porcentaje de PIB.
    • Además, hoy en día las videoconferencias son mucho más viables (gracias al aumento del ancho de banda para las telecomunicaciones) que hace 9 años, por lo que esas reuniones tan importantes que tienen la Corte Suprema política y empresarial a diario (que, personalmente, nunca llegaré a entender porqué son tan importantes mantener con la facilidad que da la tecnología para hacerla de manera remota) no se han visto tan dañadas.

Estos datos demuestran que las economías son bastante más resistentes de lo que pensamos a estos sucesos exógenos de nuestra madre naturaleza. Y me pregunto yo, tras haber escrito este artículo, ¿tan dependientes nos hemos vuelto de los aviones? A mí esto me da pena…

Anuncios

¿Y qué pasa con los biocombustibles?

Hace poco salió a la luz una noticia cuando menos preocupante: al parecer Nestlé, vía su producto Kit Kat, está contribuyendo a arrasar con los bosques de Indonesia. No sólo es una mala noticia para Nestlé, que veía su imagen bastante lastrada (sobre todo a través de la difusión de este vídeo a cargo de Greenpeace), sino también en términos generales para la sociedad.

El vídeo es bastante explicativo por sí mismo: un trabajador de oficina que abre un Kit Kat (producto de Nestlé) y se encuentra el dedo de un orangután. Este vídeo, que parodia el anuncio del Kit Kat que tiene Nestlé en televisión, es un intento de Greenpeace de exponer al público como Nestlé compra aceite de palma (un ingrediente fundamental de la mayoría de sus productos) que es obtenido en los bosques donde habitan orangutanes en Indonesia.

Y es que la vida de uno de nuestros primos (la diferencia entre el ADN de los orangutanes y el ser humano/Homo Sapiens es sólo del 3,1%) no es fácil en Malasia e Indonesia, donde son nativos. Productoras como Sinar Mas, la mayor productora de aceite de palma de Indonesia, están debastando los habitats de los países megadiversos, violando incluso las leyes del país para así poder producir más.

Esta debastación de los bosques, no sólo daña el hábitat de seres vivos como el citado caso de nuestro primo el orangután, sino que además, se acompaña este saqueo con la destrucción de las ricas formaciones de turba que liberan CO2 (ayudando a que Indonesia sea el tercer país en cuanto a emisión de gases de efecto invernadero) y la deforestación y sus problemas derivados (eliminación ciclo hidrológico en la alimentación de flora y fauna con el agua retenida por árboles, mayor facilidad para el corrimiento de tierras, mayor erosión debido al arraste de partículas de suelo entonces hacia los lagos y ríos matando los animales que ahí habitan, etc.).

Y os estaréis preguntando qué tendrá que ver el kit kat con los biocombustibles que encabezaban este artículo. Pues tienen bastante relación. Y es que lo que en este caso se ha presentado como un uso culinario para un recurso natural, también tiene un uso industrial importante (sobre todo para producir biocombustibles), originando los problemas citados en el párrafo anterior.

Por ejemplo, en el caso del aceite de palma que nos ocupa, además de uso culinario, tiene un uso industrial importante en la producción de biodiesel. Este biocombustible, es uno de los que se ha venido proponiendo como producto sustitutivo de los tradicionales, como el petrodiesel o el gasóleo. Otro caso similar se da con McDonald’s y la soja en el Amazonas.

Los biocombustibles agrupan a aquellos derivados de la biomasa, esto es, organismos vivos con anterioridad  y sus respectivos desechos metabólicos (como podría ser el estiércol de la vaca). Los biocombustibles más desarrollados son el bioetanol y el biodiésel.

Parece clara, entonces, la relación que se produce entre la alimentación y ciertos combustibles empleados en el transporte. Y esto lleva a las siguientes cuestiones:

Y es que el papel de los Estados Unidos es fundamental en este mercado de los biocombustibles. Como comenté en uno de mis últimos artículos, aunque EEUU sólo produzca el 2% de su electricidad a partir del petróleo, es indudable su dependencia del oro negro, debido a que existe 1 coche cada 2 personas, combustible en su amplia red industrial, etc. Para EEUU es muy atractivo utilizar biocombustibles, ya que así menor dependencia tendrá de Oriente Medio, y podría limpiar un poco su imagen en lo que respecta a su contribución a los gases de efecto invernadero. Mientras EEUU lidere la producción mundial de bioetanol, los biocombustibles podrían representar un peligro para la alimentación mundial.

Si acompañamos estos datos con que el 40% de la cosecha de maíz mundial (elemento importante para la producción de etanol como biocombustible, pero también para el consumo humano, vacas y cerdos) está en EEUU, se deduce rápidamente que si se destina mucho de este maíz americano a producir etanol, la escasez alimentaria podría florecer de inmediato.

Y se ha puesto el caso del maíz como elemento para la producción de bioetanol en este caso, pero también hay otros alimentos que entran en conflicto como son la soja (China es otro importante jugador en el campo de los biocombustibles) o el azúcar (Brasil). Y es que el bioetanol, se puede obtener tanto de recursos ricos en almidón, como son los cereales (maíz, trigo o cebada) y los tubérculos (la patata entre otros), así como los recursos ricos en sacarosa (caña de azúcar o la melaza) y en celulosa (desechos forestales, por ejemplo). Muchos alimentos que en muchos países darían de comer no deberían ser destinados en grandes cantidades a la producción de biocombustibles.

Resulta también llamativo que estas materias primas se concentran básicamente en Asia, África y América Latina, casualidades de la vida, aquellas regiones donde más necesidades alimentarias existen a día de hoy. Y es que además, el uso extensivo de los biocombustibles ha originado a lo largo de los últimos años fuertes subidas en los precios de los alimentos, hasta del 75%.

En resumidas cuentas, hay que poner sobre la balanza las ventajas y desventajas que reportan los biocombustibles. Cara a la galería en los países desarrollados, está muy bien hablar de la producción de biocomustibles como medio de obtención de energía alternativa que dañe menos el medio ambiente (y más aún ahora que hay que cumplir con el protocolo de Kioto), pero hay que contraponer en la balanza las desventajas que aporta.

Como se comenta en este artículo, para llenar el depósito de un coche se necesita una cantidad de maíz equivalente a lo que necesita una persona para alimentarse un año. O, visto de otra forma, con lo necesario para llenar el depósito de combustible durante 2 semanas, se podrían alimentar 26 personas en un año.

¿No créeis que este coste social es suficientemente importante como para no apoyar el uso intensivo de biocombustibles? Yo creo que sí. ¿Se prefiere hacer más limpia la industria que produce 50 millones de coches al año, o dar de comer a esos 1.000 millones de personas que no tienen con qué alimentarse

Os dejo este sitio web donde se recogen multitud de noticias al respecto y este vídeo a modo de resumen de todo lo analizado en este artículo:

Las energías renovables como herramienta para la paz mundial

Es por todos sabido que hoy en día se está hablando mucho sobre las energías renovables. Y se está hablando de ellas como alternativa para la producción de electricidad, que es esa energía que consumimos a diario cuando damos la luz de la habitación, vemos la televisión, utilizamos nuestro ordenador, etc. Incluso en un futuro próximo puede que sea el nuevo oro negro, ya que parece que no sólo los insistentes rumores sobre el fin del petróleo han puesto en alerta al sector de la automoción (ver Teoría del Pico de Hubbert), sino que además, parece que el aumento desenfrenado del efecto invernadero (ojo, aumento por delante, que el efecto invernadero en sí, bajo unos límites, es necesario) y sus consecuencias (fenómeno El Niño, derretimiento del permafrost, etc.) son razones para sopesar un cambio del modelo.

No voy a descubrir la pólvora citando las bondades de las energías renovables (recursos naturales inagotables, la no contribución al aumento del efecto invernadero, etc.,), pero sí me gustaría hacer hincapié en un aspecto que se deja pasar por encima y a mí me resulta realmente preocupante: los recursos fósiles son los principales causantes de los conflictos mundiales.

En esta interesante página, aparecen recogidos muchos datos interesantes relacionados con la producción energética a nivel mundial. Voy a quedarme con uno de los puntos más importantes, que es el consumo energético, que se puede consultar aquí:

Consumo de electricidad a nivel mundial en 2007

Consumo de electricidad a nivel mundial en 2007

Como se puede ver en el gráfico anterior, los 3 primeros países por consumo energético son los Estados Unidos, China y Rusia. Bien, primer punto ya expuesto. Cabe destacar, además, que a nivel mundial, el 65% de la energía consumida es de origen fósil. Es decir, de recursos no renovables, que hay que obtener allí donde éstos se encuentran.

Lo siguiente que me gustaría exponer es cómo generan la electricidad estos países:

  1. Estados Unidos: 45% carbón, 23% gas natural, 20% nuclear y sólo un 10% de origen renovable.
  2. China: 70% carbón, 2% nuclear y sólo el 7% de energías renovables.
  3. Rusia: 40% gas natural, 28% carbón, 10% nuclear y 21% hidráulica.

Éstos países, además de ser fanáticos devoradores de recursos fósiles para la generación de energía eléctrica, realizan un uso abusivo de los recursos fósiles para otras actividades importantes del día a día del ciudadano, como puede ser el transporte (en EEUU, 1 de cada 2 personas tiene un coche, lo que da lugar a aproximadamente 150 millones de coches en EEUU; en China la cifra aún es baja, “sólo” 2 de cada 100 tienen un coche, pero se espera un espectacular crecimiento en los próximos años, etc.), las actividades de sus empresas industriales (lo que da lugar a que entre China y Rusia presenten 4 de las 10 ciudades más contaminadas del mundo), etc.

Esto lleva a que estos 3 países, tengan una alta dependencia energética, es decir, dependan del suministro de recursos fósiles de países exportadores de los mismos. EEUU, China y Rusia tienen que importar u obtener ellos mismos grandísimas cantidades de gas natural, petróleo y carbón, lo cuál les genera esa fuerte dependencia.

EEUU, por ejemplo, tiene una reservas de 63.000 millones de barriles de petróleo. Su consumo es de aproximadamente 7.000 millones de barriles anuales, lo que resulta en que las reservas le darían para “sobrevivir” sólo 9 años. Es por ello, que el 25% de la demanda mundial de petróleo es realizada por los Estados Unidos, mientras que sólo es productor del 2% del petróleo a nivel mundial.

Vale, parece clara ya, con todo el amalgama de datos expuestos, que los recursos fósiles y su importación/generación es fundamental para estos países. Pero, ¿qué consecuencias trae todo esto? Pues que esta dependencia semi-yonki de recursos fósiles es el mayor generador de conflictos a nivel mundial, y sino, echemos un vistazo a la prensa de los últimos días, por países, que así queda más ordenado:

  1. Estados Unidos: como consumidor de 20 millones de barriles de petróleo al día, dependerá muchísimo de los países que produzcan mucho oro negro. De los mayores exportadores del mundo, mantiene buenas relaciones con Arabia Saudi (un país donde las mujeres sufren violaciones de derechos humanos de manera continua), pero, mantiene enemistad con Venezuela, Irán y algún otro país importante. Ello lleva a un elevado interés por los intereses geoestratégicos en Oriente Próximo, lo cual termina en tener que afrontar guerras en Iraq y Afganhistan, con un coste de ya casi 1 trillón de dólares en escala americana. Ello, por no hablar de las vidas que se han llevado por medio estas guerras.
    Todo ello se traduce en que EEUU desembolsa casi la mitad del gasto militar mundial. ¿Merece la pena mantener esa dependencia de los recursos fósiles?
  2. China: a diferencia del método de dependencia fósil americana mediante el uso de las guerras (aunque China tiene el segundo lugar en cuanto a gasto militar, aunque con una menor cifra del 6% mundial), China afronta su dependencia a costa de la violación de los derechos humanos dentro de su propio país. En los últimos días estamos viendo lo que se ha bautizado como el milagro chino en una mina, por haber conseguido rescatar a más de 100 mineros que se habían quedado encerrados en una mina como consecuencia de una inundación de agua.
    Un 80% de la energía generada mediante carbón, y unas amplísimas minas de carbón por el país, hacen que en el país existan numerosas minas clandestinas, donde son violados continuamente muchísimos derechos humanos en pro de mantener esa dependencia. Y eso que parece que han conseguido bajar a la espeluznante cifra de 6 muertos diarios en las minas, de los 7 muertos diarios que había en años anteriores.
    Por no citar también el carguero chino con carbón a bordo que amenaza la Gran Barrera de Coral de Australia, el mayor y más bonito arrecife de coral del mundo.
    ¿Merece la pena mantener esa dependencia de los recursos fósiles?
  3. Rusia: también en las últimas fechas, se está hablando sobre Doku Umarov y los rebeldes islámicos del Cáucaso Norte. Todos los medios se han apresurado a sacar fotos de la chica de 17 años, viuda de un rebelde, que se inmoló en el metro, a mostrar el discurso de Putin donde dice que eliminarán a estos rebeldes, etc. Pero, ¿habéis oído hablar sobre la raíz y razón de por qué Rusia quiere mantener bajo su administración (pese a que sean repúblicas autónomas) esta región?
    Yo personalmente no he visto a ningún medio hablar sobre el interés geopolítico que tienen tanto Rusia (por los oleoductos y gaseoductos que llevan los hidrocarburos a territorio ruso) como EEUU (como alternativa para depender menos de Oriente Próximo, la misma estrategia que está trazando con la guerra de Afganhistan) en esta región. El Caucaso Norte, contiguo al Mar Caspio, es una región muy rica en recursos energéticos fósiles (25.000 millones de barriles de hidrocarburos, gas natural y petróleo básicamente), que bajo una hipotética independencia de Rusia, ya no estaría bajo el control del Kremlin.
    Para poder seguir explotando estos recursos, Rusia “aporta”el 4% del gasto militar mundial, y mantiene este conflicto sine die. ¿Consecuencias? Explosiones en el metro de Moscú causando 40 muertos, masacre en una escuela en Osetia del Norte en 2004 con casi 400 muertos, unos 200.000 muertos en las guerras civiles de Chechenia, etc.
    ¿Merece la pena mantener esa dependencia de los recursos fósiles?

Es por todo ello, que me parece absolutamente inviable el modelo energético mundial actual. Los recursos fósiles, creo que ha quedado demostrado, no hacen más que aportar muertos y dólares tirados a la basura en guerras. Eso sí, los medios también se han apresurado a decir que tanto EEUU, China como Rusia tienen un enemigo común: el islamismo. En este interesante artículo se habla sobre ello.

Pues para mí, el enemigo no es el islamismo. El enemigo es la terrible dependencia que estos países tienen por los recursos fósiles. ¿Alguna vez habéis visto a Suecia levantando revuelo a nivel mundial? Un 80% de la energía eléctrica que genera es de origen renovable.

Ojalá veamos un cambio de modelo energético en los próximos años hacia las energías renovables. Es por ello que este artículo lo he querido bautizar como “Las energías renovables como herramienta para la paz mundial”. No sé cómo podremos conseguirlo, pero desde luego que es mi mayor deseo. Creo que los recursos fósiles, el petróleo y el gas natural, no han traído más que guerras, muertos, desigualdades sociales e injusticias. Sólo la diversificación energética podrá ayudarnos. Ahí queda mi deseo.

El sector agrícola no goza de libertad económica

En el último artículo planteaba la tesitura de si realmente vivimos en una economía libre o no. Creo que con los ejemplos que expuse, quedó claro que existen muchos fallos de mercado en la actualidad que hacen que la libertad quede en entredicho. De todas formas, no se puede generalizar, ya que hay sectores en los cuales la libertad es muy baja. Y uno de ellos es el sector de la alimentación.

Lo que creo que nadie duda es que la competencia en este sector es alta. Vaya por delante un ejemplo. La cuota de mercado de la leche en España queda repartida de la siguiente manera:

  1. CAPSA (Central Lechera Asturiana + ATO): 13.6 %
  2. Grupo Puleva: 9.3 %
  3. Grupo Pascual: 8.1 %
  4. Lactalis: 3 % (Que acaba de comprar la división de Puleva, lo que le aupará a la 2ª posición)
  5. Marca blanca: 48.8 %

¿Qué escenario plantean las estadísticas anteriores? Pues básicamente lo que se ha hablado mucho en los últimos tiempos, que las marcas blancas han introducido un escenario de guerra de precios. Esta introducción de marcas blancas y la consiguiente guerra de precios, (Hacendado en Mercadona, la propia marca corporativa de Carrefour, etc.), incluso ha provocado una disminución importante en los beneficios de las empresas.

Esta situación, que en apariencia pudiera parecer interesante (la competencia equilibra los precios y reduce poderes) para el sector de la alimentación en general o el de la leche en particular, no lo es tanto en la práctica. ¿Por qué? En primer lugar, y poniéndonos en la piel de todo comerciante, porque una guerra de precios acaba favoreciendo a los grandes centros de distribución (ya que son los que pueden “jugar” mejor con los márgenes), a costa de quitar cuota de mercado a los pequeños comerciantes (esas pequeñas tiendas que tenemos en todos los pueblos, ya sabéis, “las de toda la vida”). Es decir, un juego de suma cero.

Pero la cadena de distribución de todo alimento es muy larga. No sólo larga, sino que con muchos agentes por medio. Para ello, pongo un ejemplo que utilicé en clase: el tomate en España. Desde que el tomate es recogido de la rama, hasta que llega al distribuidor final (leáse Mercadona, Eroski, Carrefour, Dia o la tienda de “toda la vida”), llega a encarecerse hasta un 500%, como puede verse en lo que en este interesante blog llamaron “La odisea del tomate”.

Así que parece muy interesante en términos económicos (en otras palabras, muy lucrativo) no sólo ya el caso del tomate, sino el del sector agrícola en general, como puede apreciarse en la tabla de Índice de Precios en Origen y Destino de los alimentos de Enero del 2010. En la tabla, se puede ver como por ejemplo el plátano se encarece un 1000% o la zanahoria algo más del 760%. Aquí hay algo que no funciona, hay gente que se está quedando con mucho dinero por el camino, que no son precisamente los productores y recolectores de la materia prima. ¿Es esto una economía libre?

Pero la cosa tiene más miga. Y es que en España mientras que todos esos intermediarios obtienen cuantiosos beneficios distribuyendo el tomate, la zanahoria o el plátano, los productores primarios sobrevivan gracias a las ayudas de la Unión Europea. ¿Es esto justo en una economía de mercado libre?

A nivel de la Unión Europea se tiene una Política Agrícola Común (PAC), que básicamente consiste en una serie de subvenciones que se dan a la producción agrícola. Sus objetivos, pues los de siempre: que si estabilizar el mercado, garantizar un nivel de vida equitativo para todos los agentes del sector agrícola, etc. Pero lo que realmente se logra es generar una mayor desigualdad respecto a una economía global y dinámica como la actual. ¿Por qué? Vale, por un lado los agricultores, siguiendo con el ejemplo supongamos que españoles, deben recibir la ayuda para que les sea eficiente su cosecha. Pero, ¿y qué pasa con los agricultores de los países desarrollados?

Realmente estas subvenciones crean un precio artificial, ya que a los agricultores europeos se les permite mantener unos precios de venta considerablemente dignos, mientras los agricultores africanos no pueden hacer frente a ello. Para ello, La Organización Mundial del Comercio organizó la Ronda de Doha, con el objetivo de conseguir una mayor libertad en el mercado agrícola. Las subvenciones y ayudas que comentábamos son las que privan de dicha libertad, al no tener condiciones iguales para todos los que participan.

Pero luego está el otro punto de vista, el de los propios agricultores europeos que se quejan de que incluso con estas subvenciones no les da para ganar lo suficiente. Es por ello que muchas veces han optado por tirar largas cosechas o por manifestarse con sus vacas en Bruselas tirando litros y litros de leche. ¿Qué intentan conseguir tirando su producción? Que su precio suba, ya que ante la escasez de algo, ya se sabe eso de que sube su valor.

Parece difícil conseguir cuadrar el círculo (agricultores europeos vs. países en desarrollo). Pero lo que sí que creo que queda claro es que el mercado tiene varios fallos, como los que comentaba en el artículo anterior. Ya no sólo a nivel europeo, sino a nivel global. Y para ello, listo a continuación algunos ejemplos de varios sectores:

Y podría poner varios ejemplos más, pero creo que con esto ha quedado claro cómo está el sector agrícola en la actualidad. Además, volviendo a lo que comentaba al principio, ¿y todo lo que ganan los intermediarios en España desde que el tomate sale de la rama hasta que está en el distribuidor final? ¿no habría alguna forma de limitar el poder que tienen estos intermediarios (de nuevo, concentración de poder debido a la escasez)?

Yo creo que sí, y siempre he creído que sería interesante poder comprar directamente a los agricultores. Para ello, han nacido iniciativas como Colectivia, empresa de reciente creación promovida por un buen amigo que pretende juntar a personas interesadas en comprar un mismo producto, de manera que se reduzcan los costes de logística. ¿Os parece buena idea? A mí sí, así que, ¡mucha suerte Txema!

La tecnología me fascina

Hoy ha sido el último día de clase. Bueno, la cosa ha sido un tanto light porque básicamente eran horas de tutoría, así que sólo ha venido gente a preguntar dudas. Voy a echar de menos estar ahora varias semanas sin dar clase, la verdad es que me encantaba eso de preparar las clases con batallitas nuevas que contar cada día a los alumnos. Pero bueno, el día 1 de Febrero volvemos a la carga, así que, be ready!

Hoy, con dedicatoria especial para un familiar con el que comparto siempre muy interesantes conversaciones, vengo a hablar un poco sobre el silicio y su relación con la industria electrónica en general. Dada su abundancia y propiedades de semiconductor, este elemento es un material básico para la producción de chips o circuitos integrados (de entre muchas otras aplicaciones que también tiene), tan importantes en la sociedad “inteligente” y “automática” actual (ordenadores, móviles, GPS, microondas, televisiones, consolas de videojuegos, etc.).

Como anécdota, citar que Silicon Valley (la Meca para numerosos informáticos e ingenieros en general) debe su nombre a este componente. Para aquellos que estéis diciendo, ¿qué es eso de Silicon Valley?, echad un ojo al siguiente enlace y pensad a ver si os suena alguna empresa 😉 A mí me suenan unas cuantas, y no me importaría trabajar en algunas de ellas (como Google, que ya ha sido elegida varias veces como la mejor empresa para trabajar).

Al hilo de Silicon Valley (y prometo que termino con esta digresión habituales en mí), ayer leí que el gobierno americano estaba tramitando un visado para emprendedores (no os podéis imaginar lo problemático que es este tema cuando tienes que emigrar a EEUU), de forma que puedan poner en práctica sus ideas en dicho país. En mi opinión, excelente noticia, no sé a vosotros si os atrae o no, pero a mí muchísimo 🙂

Volviendo al silicio. Parece entonces importante disponer de este elemento para la fabricación en numerosas industrias. Como decía antes, su abundancia en la naturaleza y su capacidad para controlar las propiedades eléctricas, han posibilitado su desarrollo y aplicación en los citados circuitos integrados y en transistores, componentes base para la fabricación de dispositivos en la industria electrónica. Anterior al silicio, fue el germanio el elemento empleado en semiconductores, pero su inestabilidad propició la aparición del silicio.

Además, dado que es abundante, no hay dependencia de un proveedor concreto (como puede representar el petróleo con los países miembros de la OPEP o el emergente litio con Bolivia). Ahora mismo las exportaciones de silicio se reparten entre China, Brasil, EEUU, Chile, Perú, Alemania, Dinamarca, etc. y… tachán tachán… ¡sorpresa! Ya me sonaba, pero es que en algunas fuentes encontré hace tiempo que hasta España!

Todo pinta bien, pero, entonces, ¿dónde está el problema Alex? Dos son los problemas:

  • La fabricación con silicio resulta cara.
  • Muchos aseguran que la Ley de Moore (es que dice que cada dos años se duplica la cantidad de transistores que pueden introducirse en un circuito integrado) pudiera quedarse obsoleta en poco tiempo, dado al grandísimo avance que experimenta la tecnología día a día y la imposibilidad de adaptar los materiales a las necesidades de compresión física que está solicitando la tecnología actual (y si no me creeis fijaros en este televisor LCD de Samsung de 3 mm de grosor).

Bien, necesitamos alternativas (incluso demandadas por el propio Moore) al silicio. Este caballo de batallo está siendo objeto de investigación (sí, ese campo al que también se puede dedicar uno, no todo queda en las consultorías y asesorías que tan de modo están) en muchos de los laboratorios a nivel mundial. De entre las alternativas que “conozco” (a nivel teórico básicamente), voy a destacar alguna de ellas que me parece interesante compartir:

  • Aleación de indio-galio-arsénico: producto de la infatigable cantera de desarrollo que es Silicon Valley, con esta aleación se consigue no sólo una mayor velocidad (transistores 10 veces más rápidos) de procesamiento en los dispositivos electrónicos, sino también un menor costo (al parecer, que luego esto hay que sacarlo del laboratorio y asegurarse).
    De hecho, podéis ver aquí como por ejemplo aplicado a los paneles solares, se manufactura un material en láminas, que fabricado por compresión, produce unas láminas tan extremadamente flexibles que podrían emplearse en una amplia variedad de dispositivos o incluso en estructuras más complejas para la mejora de la eficiencia energética, por ejemplo.
    Me parece que esa característica de flexibilidad va a dar mucho jugo en el futuro (ahora que está de moda producir dispositivos electrónicos con pantallas que se doblan y demás). Apostaría por esta aleación 🙂
  • Telururo de Bismuto: con este nombre de duque o conde, parece que dos científicos chinos han dado con otra solución alternativa al silicio. La ventaja de esta alternativa es que es un producto absolutamente sustitutivo del silicio, tanto que incluso se podría reaprovechar la maquinaria empleada para la producción de circuitos y chips en grandes escalas de producción.
  • Nanoestructuras basadas en óxido de titanio: además de incluso poder mejorar la eficiencia de los ciclos de producción eléctrica con los paneles solares, la principal ventaja de este material, como se puede apreciar aquí, podría incluso ser aplicada con un spray, con la gran ventaja que esto reporta para la problemática de espacio antes planteada.

En fin, que la tecnología no deja de sorprendernos, y no está de más que echemos un vistazo de vez en cuando al futuro, no sea que descubramos un campo en el que nos gustaría trabajar 🙂

Que disfruten del fin de semana. Yo me voy a la nieve un poco, aunque viendo cómo está la cosa ahora mismo en Bilbo, no sé si seré capaz de llegar a mi destino :-S