Archive for the ‘General’ Category

Me he mudado a www.alexrayon.es

Ya iba siendo hora de gestionar yo mismo la infraestructura de WordPress, así que he mudado de blog a: http://www.alexrayon.es

Para seguir los artículos por RSS: http://feeds.feedburner.com/alexrayon

Para seguir los comentarios por RSS: http://feeds.feedburner.com/alexrayon-comments

Lamento las molestias.

Anuncios

Whole Foods Market

Whole Foods Market es el mayor distribuidor del mundo de productos naturales y orgánicos. Vamos, un Eroski, Carrefour o Wal-mart pero sólo de productos naturales y orgánicos. Casualidad que en mi última visita a EEUU (la semana pasada estuve en Boston), el hotel tenía uno gigante al lado, así que tuve la oportunidad de visitar uno, y hacer todas mis compras diarias ahí.

Recogiendo datos de la wikipedia, a fecha de Septiembre del 2009, la cadena contaba con 284 establecimientos, la mayoría emplazados en EEUU unas pocas localizaciones en el Reino Unido y Canadá.

Además de diferenciarse por vender sólo productos orgánicos y naturales (haciendo extensible esta política a toda su cadena de suministro), es conocida por siempre estar listada en los rankings de empresas socialmente responsables (consultable aquí y aquí) y empresas respetuosas con el medio ambiente (clasificada 3ª según la EPA en Octubre del 2010)

Además de la Responsabilidad Social Corporativa y el respeto al Medio Ambiente, su filosofía de gestión es también enseñada en muchas escuelas de negocios. Muestra de ello, por ejemplo, es lo que se recoge en el libro El futuro del management de Gary Hamel, donde se cita como en Whole Foods, los jefes han establecido un límite salarial que no permite bonificaciones de más de 19 veces el sueldo medio de la empresa (en la empresa Fortune 500 media, la proporción es de más de cuatrocientos a uno, para hacerse a la idea).

Tiene otras políticas de gestión loables, como es la definición de la misión de la compañía: “Stakeholder philosophy: customers first, then team members, balances with what is good for other stakeholders, such as shareholders, vendors, the community and the environment“.

Es muy interesante esa definición, ya que como personas a las cuales puede afectar el negocio de la empresa (los stakeholder vamos), no pone en primer lugar a los accionistas (cabe recordar que es una empresa pública que cotiza en el Nasdaq), sino que considera a los clientes y a sus empleados en primer lugar, y luego de manear equilibrada a otros de los afectados por la operativa de la empresa. Vamos, un claro balance de barrer para casa y para fuera.

Stakeholders: partes interesadas internas y externas (Fuente: https://i1.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f9/Stakeholder_%28es%29.png)

Stakeholders: partes interesadas internas y externas (Fuente: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f9/Stakeholder_%28es%29.png)

Y muchos/as estaréis pensando que quizás sea demagogia, pero yo personalmente me lo creo. Quizás porque he pisado sus supermercados, y he quedado literalmente impactado por muchos de los mensajes que daban dentro de sus instalaciones con carteles informativos como los que expongo a continuación.

Primera cadena alimenticia en ayudar en la causa de la Marine Stewarship Council, de la cual hablé aquí, que es una organización independiente, sin ánimo de lucro que trabaja para proteger los recursos pesqueros del mundo promoviendo una alternativa medioambiental sostenible.

Empresa que ha permanecido (y permanece) durante muchos años en el top 100 de la revista Fortune mejores empresas donde trabajar.

Apoyo a los productores locales, con los consiguientes ahorros medioambientales por no tener que transportar largas distancias, etc. Ya hablé en el blog sobre ese mito verde que comprar alimentos producidos en tu región/área no siempre es menos perjudicial para el medio ambiente, lo que pasa que Whole Foods tiene importantes controles de calidad para asegurarse de la sostenibilidad en la producción agraria local.

Estrictos controles de calidad para todos los productos que compran para luego vender a sus clientes (recordemos, que en base a su misión son el principal foco de atención de su trabajo).

Donación del 5% de beneficios después de impuestos (una forma de reseñar que no lo hacen como un medio para obtener beneficios fiscales) anuales a organizaciones sin ánimo de lucro locales.

Única cadena de alimentación que se encuentra presente en el conocido blog Local Forage, blog que habla sobre las buenas costumbres alimenticias, sostenibilidad, etc.

La empresa del sector de la alimentación que mayores salarios mínimos paga a sus empleados dentro de EEUU (país donde hay un debate ahora mismo sobre si sería buena idea subir el salario mínimo o no, dado que en caso de subirlo, quizás las empresas se ahogarían o no contratarían. Vamos, sí, una media conservadora pro-business tipo republicana).

Una empresa que sí que puede decir eso de que está intentando cambiar los hábitos alimenticios. De hecho, no te encontrabas ni Coca Colas, ni patatas fritas Lays ni nachos con salsas de grasas saturadas o trans. Todo ello, en un país donde el 70% de las personas sufre de sobrepeso, y una de cada 3 es obesa.

Garantías y sellos de colaboración con sus proveedores, estándares de calidad, etc. Por ejemplo, como se ve en la imagen, miembro de Global Animal Partnership, organización sin ánimo de lucro que dedica sus esfuerzos a mejorar los procesos de producción en la agricultura.

En la Unión Europea, el tema de los alimentos genéticamente modificados es conocido por las reticencias que genera. En EEUU no tantas. Mientras que la Unión Europea obliga a etiquetar como alimento genéticamente modificado simplemenete por contener un 1% de modificación en alguno de sus ingredientes, en EEUU es voluntario dicho etiquetado.  Por lo tanto, que una empresa como Whole Foods lo haga, es más que meritorio de citación.

El debate a este respecto, el de siempre: en EEUU creen que no hay daño alguno a la salud por consumir estos alimentos, mientras que en Europa preferimos prevenir antes que lamentar, así que preferimos que cuando menos nos avisen con una eiqueta (otra cosa es la cantidad de cosas que luego nos colarán, y más en España, único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala, 2/3 de nuestros productos contienen soja y maíz (curiosamente el 66% de la soja importada es transgénica y en España optamos por producir maíz transgénico), etc.).

Whole Foods fue el primer distribuidor al por menor certificado con el sello de distinción como distribuidor orgánico. Sello de distinción no fácilmente alcanzable, ya que exige una serie de requisitos importantes, aunque viendo en este ranking a Wal-Mart como 1ª en el ranking, me vuelvo bastante escéptico a este respecto…

Ninguno de los productos que venden lleva aditivos (entre los que destacan los famosos conservantes y colorantes), ni potenciadores de sabor artificiales, ni colorantes artificiales o edulcorantes artificiales. En una UE donde hay una lista de aditivos permitidos, sería una gozada cer esto.

Yo personalmente me pasé toda la semana en Boston comprando el desayuno, comida y cena en Whole Foods Market. ¡Qué gozada! ¿Y en España, hay algo parecido?

España imitará a Alemania

Decía recientemente José Luis Rodríguez Zapatero en los medios españoles que estaba adoptando las duras medidas de ajuste presupuestario en la línea de las que tomó en su día el ex-canciller Gerhard Schröder en Alemania durante su estancia al mando del ejecutivo alemán (1998-2005).

No es la primera vez que España mira a Alemania como su hermano mayor del que aprender o como el primo carnal con el cuál compararse. En Enero del 2007, cuando España crecía al 4%, Zapatero expuso que para el 2010 la renta per cápita de España superaría la alemana y la italiana.

En dicho Enero, además de que pasamos mejores Navidades que estas últimas, había un superávit del 1,6% sobre el PIB y había previsiones que la deuda se reduciría hasta el 30%. Se hablaba de rebajas de impuestos y la construcción seguiría subiendo sin parar (y eso que el precio de la vivienda ya se había estancado).

Han pasado 4 años, y ya vemos el hermano mayor sigue siendo el mayor. Sí que se han rebajado los impuestos, pero sólo a los ricos, ya que a la clase media (que en España somos casi todos) se le han subido los impuestos. Además, ahora no se habla de rentas per cápita superiores, sino de moderación salarial (sino se dicen cosas aún peores), ya que es la válvula de escape para que no se pierda competitividad y se pueda exportar.

Es la moda, hablar en el café o en el médico que nos tenemos que bajar los sueldos. Estaría muy bien pensar en que quizás por consenso nacional (¿consenso qué?) todos debamos apretarnos el cinturón, pero aquí hay una obviedad que muchos están ignorando. Si nos bajamos el sueldo, ¿también bajarán los precios no? Quiero decir, ¿si yo como persona me bajo el sueldo las empresas harán lo mismo y bajarán los precios no?

¡Y un jamón! El viernes pasado publicaba El País como la brecha entre salarios y precios era cada vez mayor. En román paladino: que el pan y la leche me cuesta más y yo cada día gano menos. En concreto, el incremento salarial pactado en los 2.031 convenios colectivos firmados de enero a septiembre del 2010 asciende hasta el 1,31%, mientras que el IPC (ese indicador que refleja de algún modo cuánto sube el coste de la vida) adelantado de septiembre del 2010 apunta que la inflación escaló hasta el 2%. Casi siete décimas de diferencia.

En Diciembre del 2009, patronal y sindicatos, en el acuerdo interconfederal de negociación colectiva (ANC) del 2010-2012, firmaron la contención salarial para poder mantener el empleo. La patronal (esa entidad que representa a los patronos capitalistas, cuyos intereses distan mucho de los de los trabajadores), parece (otorgo el beneficio de la duda) no haber respetado ni una cosa ni otra: en Septiembre más parados de nuevo, y encima las empresas no moderan los precios para no mermar la capacidad adquisitiva de los españoles.

Esto que a cualquiera de nosotros nos parece una falta de respeto a la dignidad humana (no sólo por el hecho de que luego en España nos quedamos de que no hay demanda privada y que así será difícil salir de la crisis), parece una praxis semi-histórica. Como señala este artículo del siempre genial Vincenc Navarro, entre 1999 y 2008, las mayores empresas españolas vieron aumentar sus beneficios netos un 73% (casi el doble de la media de la UE-15), mientras que los costes laborales aumentaron durante el mismo periodo un 3,7% (casi cinco veces menos que en la UE-15). De nuevo en román paladino: las empresas españolas cada vez ganan más, pero los trabajadores no ven dicho incrementado reflejado en sus nóminas.

Lo más indignante de analizar todo esto es leer luego en un artículo MUY tendencioso de The Economist que los problemas de España se resumen en la rigidez del sistema laboral-salarial, mentando como en 2009 los salarios medios subieron un 3% a pesar de la débil economía. ¡¡FALTABA MÁS POR DIOS!!

Y un siempre ingenuo yo, se pregunta que si el sistema laboral es tan rígido no se entiende cómo se han podido destruir 2 millones de empleos desde el inicio de la crisis. Quizás el problema radique en la alta tasa de temporalidad, que distan mucho de ser contratos rígidos. De hecho, tal y como sí bien señala el artículo previamente enlazado, aproximadamente el 25% de los empleos son temporales en España, sólo superados por Polonia:

% contratos temporales respecto al total de empleos

% contratos temporales respecto al total de empleos (Fuente: http://www.economist.com)

El panorama en España no tiene que ser muy esperanzador si 1 de cada 4 contratos tienen una duración predeterminada. Poca estabilidad en la producción de empresas, es decir, poca confianza del mercado. Menos mal que se sacó adelante la Reforma Laboral para arreglar todos los males y evitar tanta temporalidad en los contratos. El problema es que su eficacia dista mucho de ser la deseada: el 93,4% de los nuevos contratos realizados en Agosto del 2010 fueron temporales. Y encima ahora el despido es más barato, tócate los pies…

Quizás uno empiece a entender porqué Zapatero quiere imitar Alemania al leer que el otro día el ministro de economía alemán pedía (no tiene la potestad de exigir, ya que como en España, eso queda en manos de las negociaciones colectivas entre patronal y sindicatos), pedía subidas salariales acordes a la velocidad de la locomotora alemana. Lógico, todo el mundo pidiendo que Alemania aumente su demanda interna para equilibrar su economía y así depender menos de las exportaciones, ¿pues habrá que subir los salarios de los alemanes no?

¿Es esto lo que va a imitar Zapatero del modelo alemán? No, Zapatero quiere ir más atrás en el tiempo, a la citada época de Schröder.  Lo que quizás debiera saber Zapatero es que esas medidas de austeridad emprendidas por su colega alemán fueron el principio del fin para la socialdemocracia (la supuesta aureola política del PSOE) alemana.

El programa de Schröder incluyó congelación de las pensiones (Zapatero acometió esta reforma en Mayo del 2010), aumento de la edad de jubilación de 65 a 67 años (todo pinta a que sea la próxima reforma de recorte social que haga el ejecutivo del leonés), reformas fiscales regresivas (en España en 2008 se eliminó el Impuesto sobre el Patrimonio, impuesto que pagaban los ricos, los que tienen patrimonio vamos) y reestructuración de la negociación colectiva (recién aprobada Reforma Laboral, que debilita la posición de la negociación colectiva frente a problemas “objetivos” que tuviera la empresa).

Vamos, que Zapatero no miente, está siguiendo el modelo alemán. En Alemania, estas reformas fueron complementadas con la reducción de salarios de los trabajadores y aumento de las ganancias empresariales (¿os suena a algo de lo que os he contado antes de España?), y por ende, a la banca alemana, dinero que luego se ha prestado a los países de burbujas inmobiliarias.

El problema de todo esto es que Alemania (ese espejo en el que siempre pensamos debemos mirarnos los europeos) sufre una polarización social manifiesta ahora mismo. Hay pocos que tienen mucho, y muchos que tienen poco, que se puede resumir en los siguientes puntos:

  • Alemania ha pasado a ser el país de la UE-15 en el que las desigualdades sociales y la pobreza crecieron más rápidamente: el número de salarios por debajo del promedio salarial de Alemania subió de manera muy notable.
  • Las cifras concretas que recientemente el Socialist Equality Party anunciaba en una manifestación contra una obra ferroviaria son las siguientes:
    • Los recortes presupuestarios federales, estatales (los länder, lo que en España serían las Comunidades Autónomas) y municipales están afectando a la construcción de escuelas, centros públicos e infraestructuras, mientras el gobierno salva a la élite bancaria del desastre.
    • 7 millones de personas viven por las prestaciones del Estado del Bienestar, mientras 8 millones sobreviven con trabajos precarios.
    • Mientras, el número de familias millonarias alemanas ha crecido un 23% hasta las 430.000.
    • El gobierno alemán, que estudia quitar el servicio militar para reducir gastos, mantiene a sus tropas en Afganhistan, a pesar de que nunca se ha propuesto debatir tal decisión en referendum (dado que la población alemana votaría masivamente al No).
    • El ejecutivo alemán ha alargado la vida útil de las centrales nucleares, pese a que algunos reactores están en entre dicho en cuanto a seguridad.
    • El gobierno de la que hasta hace poco era la mujer más influyente del mundo, Angela Merkel, ha anunciado reformas en el sector sanitario que claramente benefician al lobby farmacéutico.

Todos los puntos previamente listados tienen su transposición en España también. Realmente, lo tiene fácil Zapatero para imitar el modelo alemán de Schröder, pero también lo tiene fácil para que caiga el modelo socialdemócrata en España y hundir al PSOE.

Por cierto, ¿para cuando una Ley de Hierro de ganancia de las empresas?

Fulares portabebés Storchenwiege

Lo que aprende uno un domingo tranquilo por la mañana. Fijaros en un regalo para amatxus que me acaban de sugerir:

 

Fulares portabebés Storchenwiege (Fuente: www.mowgli.es)

Fulares portabebés Storchenwiege (Fuente: http://www.mowgli.es)

 

Podéis consultar más informacióna aquí. Resulta que los que saben de esto dicen que el fular portabebés es mejor que el carrito porque cuando los infantes nacen están con la corbatura de la tripa y que así es como se colocan de normal. Además de estar en constante contacto con la progenitora (sobre todo los primeros meses). En otras palabras, que los carritos molones de toda la vida no permite al recién nacido estar en su posición natural.

Ciertamente es un mundo sí, lo que me queda por aprender todavía…

La unificación alemana y su repercusión en las hipotecas en España

Esta mañana leía un artículo en el que el autor decía como él estuvo pagando intereses al 18% cuando en el año 1982 se metió en un préstamo hipotecario. El otro día mantuve una conversación parecida con mi ama, en la que me dijo que ahora podemos hacer frente a los préstamos hipotecarios con mayor facilidad que cuando ella pagaba un 12-14% por un préstamo en los años 80 (allá por cuando nací). Y me parece un tema interesante a tratar, ya que en clase me dí cuenta como la gente presupone que los tipos de interés han estado siempre al nivel actual, y que los récords del Euribor (referencia para la mayoría de los préstamos hipotecarios) del 2008 fueron un techo poco menos que histórico. Hagamos un poco de historia para explicar qué pasaba por los 80.

En un artículo que escribí hace unas semanas, hablé sobre como Alemania es una economía que exporta muchísimo con poco consumo a nivel interno, hecho que favorecía su competividad y provocaba divergencias y desigualdades en el seno de sus 26 vecinos de la Unión Europea. Y vuelvo a exponer en el artículo de hoy otra de las repercusiones que trajo la reunificación alemana y la integración de dos sociedades con nivel de vida diferente (bajos salarios y mucho paro en el este, frente a salarios altos y poco paro en el oeste).

En Marzo de 1989, entró en vigor el Sistema Monetario Europeo (SME) como sistema que estabilizase la política monetaria (sobre todo para conseguir a largo plazo de la integración monetaria europea, que luego resultó en el €) en la Unión Europea, una vez que Nixon había decidido unilateralmente abolir el Sistema de Bretton Woods por la imposibilidad de financiar los crecientes gastos que le reportaba a EEUU la Guerra de Vietnam.

El SME se articulaba en torno al mecanismo de tipos de cambio (o MTC), un sistema voluntario de tipos de cambio semi-fijos, que estaba centrado en el ECU, la divisa antecesora del euro. En un sistema de tipo de cambio fijos como el SME (aunque en realidad era un sistema que permitía unas bandas de fluctuación), ningún país podía alterar su tipo de interés si el resto de los países no alteraban el suyo. Un sistema monetario cooperativo y solidario (aunque veremos dentro de poco que no lo era tanto, y había un “mandón“).

El 16 de Septiembre de 1992 (sólo 3 años después de la implantación del sistema), hubo un miércoles negro: la peseta, devaluada (se devaluó dos veces más en los meses siguientes y una cuarta, la última de la historia, en 1995); la libra esterlina (previo ataque especulativo del amigo George Soros por medio, saltando a la fama por ganar 1.000 millones de dólares un mismo día.) y la lira italiana, fuera del Sistema Monetario Europeo (SME), y muchos empezaron a dudar de la estabilidad de este sistema de tipos de cambio fijo. Es lo que muchos llaman ahora como la primera gran crisis del € (aunque todavía no existía).

Y como pasa en la historia más reciente con la formación de las burbujas europeas, todo tiene su origen en Alemania, en los altos tipos de interés del marco. El proceso de reunificación de Alemania había disparado el gasto público, aumentó el déficit presupuestario y la inflación, por lo que el Bundesbank (banco central de Alemania) elevó los tipos de interés como contramedida.

Antes he dicho que la divisa de referencia era el ECU, pero como ocurre ahora con el €, los dictámenes venían de Alemania. En la práctica, el marco era la referencia, dado que Alemania era la economía más fuerte y su política económica la que más confianza transmitía a los mercados (ya sabéis, los financieros, que los de melones o lechugas ya no existen).

Bajo el SME ningún país podía unilateralmente alterar sus tipos de interés, salvo que todos al unísono lo hicieran. ¿Cómo cambiaban entonces los tipos de interés? Dos posibilidades:

  1. Que todos los países miembros coordinasen las variaciones de sus tipos de interés.
  2. Que uno de ellos fuera el líder y tirase del carro.

Esta segunda posibilidad era la que se daba. Alemania asumió el papel de líder. Si el marco se apreciaba, iban detrás la libra, la lira y la peseta. Sin embargo, estas subidas eran menos creíbles en el mercado, de modo que empezaron a cundir las sospechas de devaluaciones y, con ellas, las fugas de las monedas débiles (lira o peseta) al marco. También la reducción de los tipos de interés de los dólares desvió inversión al marco. Los inversores se iban al marco.

El problema vino con la reunificación. El Bundesbank tuvo que frenar con altos tipos de interés un posible recalentamiento de la economía (como está haciendo la India ahora, por ejemplo), ya que las transferencias de capital a la Alemania Oriental y una mayor inversión provocaron un gran aumento de la demanda.

Posiblemente fue una decisión acertada para la nueva Alemania unida. Pero no para sus vecinos europeos. La demanda no aumentó en el resto de países, pero para seguir en el SME, se hubo de aceptar esos tipos de interés tan altos. El tipo de cambio ya no era sostenible para los socios europeos. De hecho en los países periféricos, cayó la demanda y la producción. Quizás ahora se entienda mejor la grave crisis económica de España del año 1993, con un paro que llegó al 24%.

Estamos relacionando los tipos de interés, la inflación y sus consecuencias (desempleo). ¿Parecen variables importantes no? Sí, y mucho, ya que son las variables que definen el entorno macroeconómico de cualquier país, y éste, a su vez, en la decisión de consumir (inflación alta, tipos de interés bajos) o ahorrar (inflación baja, tipos de interés altos).

¿Y cómo era el entorno macroeconómico a comienzos de los 90 en Alemania y España (y así poder explicarle a mi ama porqué pagaba tanto de hipoteca)? Como sigue:

País Tipos de interés nominales (%) Inflación (%) Tipos de interés reales (%) Crecimiento del PIB (%)
1990 1991 1992 1990 1991 1992 1990 1991 1992 1990 1991 1992
Alemania 8,5 9,2 9,5 2,7 3,7 4,7 5,7 5,5 4,8 5,7 4,5 2,1
España 15,2 13,2 13,3 6,7 5,9 5,9 8,5 7,3 7,4 3,7 2,3 0,7

Para los no-economistas (como yo), decir que el tipo de interés nominal es igual a la suma entre la inflación y el tipo de interés real. Es decir, y simplificando mucho, que realmente el tipo de interés que alguien paga por una hipoteca por ejemplo será lo que el banco le cobre como interés (tipo de interés nominal) menos la inflación (la pérdida de valor del dinero) de ese año.

Los tipo de interés nominales (lo que el banco me cobraría por un prétamo) fueron notoriamente superiores en España que en Alemania durante esos 3 años, y así España poder mantener la paridad entre el marco y la peseta. ¿Por qué pasaba ésto? Los mercados financieros (esos mercados que en los 90 y ahora dominan el mundo), no se creían que España pudiera mantener esta paridad (se rumoreaba que España tendría que devaluar la peseta, como así pasó luego), por lo que exigían a los bonos españoles una rentabilidad superior a la alemana. ¿Os suena la película no? Algo parecido a lo que está pasando ahora.

La consecuencia en España fueron unos tipos reales disparados con los que hacer frente a la inflación, lo que acabó ahogando la economía española, y como se indica en la última columna, un retroceso en el crecimiento del PIB considerable. El desempleo medio en Europa en 1992 era del 10,3%. España (para variar) batía récords, con el 24% citado anteriormente para Noviembre de 1993.

A partir de esta crisis, los tipos de interés han sido bajos para lo que se ha visto hubo a comienzos de los 90 en España (no era raro una hipoteca al 12-14% como la de mi ama).

Ante rentabilidades tan bajas, los ciudadanos han preferido endeudarse a ahorrar (entorno económico propicio para consumir, como se citaba anteriormente), que junto a buenas perspectivas (España supera a Italia y haría lo propio con Francia) y buena tasa de empleo (antes de la crisis, claro) ha causado que en muchos hogares no se haya ahorrado. Todos compraban un piso en Torrevieja o Benidorm (simplificación extrema de lo que es consumir).

¿Cambiará con la actual crisis la tendencia que ha seguido España los últimos años? Veremos, primero salgamos de esta :-S

El futuro de la Unión Europea social me preocupa

Me preocupa el futuro de la Unión Europea. Mientras en EEUU y China siguen con estímulos fiscales, en Europa nos ha dicho el FMI y el Banco Mundial (cabezillas de la cruzada neoliberal) que tenemos que apretarnos el cinturón. Que esa discusión de estímulo vs. austeridad no debe existir: tiene que ser austeridad.

Que ya no estamos en una época Keynesiana, sus tesis no valen, existe otro modelo capitalista (cosa que ya refuté en mi anterior artículo). Íbamos a reformar el capitalismo que hundió al mundo. Diría que es el capitalismo el que nos está reformando a nosotros (bueno, a los estados que nos representan, que para eso tenemos democracias representativas).

Hubo un tiempo en que los estados (vía sus bancos centrales si queréis) controlaban las actividades financieras. Ahora pasa al revés: las entidades financieras controlan los estados. El FMI ha creado un dogma donde prevalece la austeridad (reducción del déficit y deuda pública).

Este dogma (¿evidencias empíricas? Ah no! Actos de fé ¿Por qué un 3% máximo de déficit un un 60% de deuda pública? ¿evidencias empíricas? Ah no! Actos de fé) está teniendo gravísimas consecuencias para el desarrollo social que se había ido logrando en las últimas décadas: reducción del Estado del Bienestar de los países europeos, donde el Estado del Bienestar era un icono mundial en el que reflejarse (hablé de ello en un artículo sobre el Estado del Bienestar en España).

Y uno se pregunta, ¿qué podemos hacer? Acabo de leer un artículo del genial Vicenç Navarro en el que expone nueve puntos que suscribo íntegramente (la verdad es que los artículos de Vicenç suelen provocarme tal efecto) y expongo a continuación:

1. El desarrollo de una estructura federal europea, auténticamente democrática y participativa, en la que hubiera una instancia de gestión económica y fiscal a nivel europeo. Hoy ni siquiera hay una coordinación de las políticas económicas y fiscales.

2. Un presupuesto europeo que, tal como sugirieron los primeros fundadores de la Comunidad Europea, debiera representar un mínimo de un 7% a un 9% del PIB de tal comunidad. [Nota propia: ahora mismo representa un ínfimo 1% ¿así queremos tener un Banco Central Europeo que gestione económicamente algo?]

3. Un Banco Central Europeo dependiente de las autoridades políticas, cuyas políticas monetarias estarían dictadas por el gobierno europeo y aprobadas por el Parlamento.

4. Un Pacto Social a nivel europeo entre el mundo empresarial y el mundo sindical desarrollado dentro de convenios colectivos definidos en un marco legal europeo.

5. Un cambio de los criterios de Maastricht y del Pacto de Estabilidad, el cual debería tomarse en serio el componente de Desarrollo, dándole mayor protagonismo al crecimiento económico y a la creación de empleo.

6. Cambiar el límite autorizado de que el déficit del estado sea menor a un 3% del PIB y la deuda menor a un 60%, permitiendo mayor flexibilidad y facilitando que existiera una diferenciación en el cálculo del déficit del estado entre gasto en inversiones y gastos corrientes.

7. Instruir al Banco Central Europeo que tenga como función el desarrollo de bonos europeos que sirvan para ayudar a los estados a resolver las crisis deficitarias en momentos de recesión.

8. No permitir que un estado pueda estar en condiciones de no poder pagar su deuda, presentado un frente común que proteja a cualquier país de la UE frente a la especulación de los mercados financieros.

9. Establecer un impuesto europeo que alimentaría un fondo común para gastos de nivelación del consumo, mediante políticas redistributivas dentro de la UE, que estimulen el crecimiento económico, la creación de empleo y la redistribución de los recursos a nivel continental y dentro de cada país.

Y para acabar de detonar mi enfado, acabo de estar investigando un poco sobre el concepto del retraso de jubilación, reducción salarios públicos, etc. que el FMI tanto está predicando por Europa (en Francia quieren pasarlo de 60 a 62, en España de 65 a 67, en Grecia de 55 a 60, etc.). Pues el FMI paga a sus funcionarios salarios desorbitados, les otorga prejubilaciones a los 51 años, con pensiones respectivas que sobrepasan en ocasiones los 100.000 dólares.

Predicar con el ejemplo que diría alguno…

El nacimiento del capitalismo

En 1º propongo a los alumnos de Ingeniería en Deusto una actividad denominada “Lectura de análisis de la realidad”. Como su nombre indica, quiero que analicen la actualidad real, esa que verán luego en los periódicos o en la televisión. Para ello, les propongo un texto que guarde relación con la materia (Contabilidad y Finanzas) y con la actualidad (por desgracia, es fácil encontrar textos relacionados). Quiero mejorar año a año todo, así que me estaba leyendo los comentarios que me hicieron de los casos que más les gustaron.

El texto que más gustó fue uno de análisis de la crisis, su origen y el futuro que espera. Y sobre todo, una pregunta que todos se hacían: cuándo, dónde y porqué nació el capitalismo. Y dado el éxito, he pensado que el año que viene propondré un texto similar, así que voy a escribir sobre ello y así me sirve para los alumnos del curso que viene.

Entonces, ¿dónde, cuándo y porqué nace el capitalismo que ha derrumbado el mundo? Ese capitalismo que que parece que íbamos a reformar, pero me parece a mí que al final nos renovará él a nosotros.

Todo se origina con la revolución industrial. Este término describe los cambios económicos, ambientales, sociales y técnicos que se iniciaron en Inglaterra  a finales del Siglo XVIII. Se produjo un proceso de industralización, la economía dejó de estar centrada en la agricultura y pasó a orientarse a la industria. El paso del sector primario al secundario. Del campo, a los hornos, a la minería, al hierro, a la lana, etc. En la siguiente figura se recoge el proceso que nació en Inglaterra y pronto se expandió al resto de Europa y América:

La revolución industrial en Inglaterra por sectores de actividad

La revolución industrial en Inglaterra por sectores de actividad

Se produjeron importantes cambios demográficos: gracias al desarrollo económico, aparece una prosperidad familiar sin precedentes, la gente migra hacia los centros económicos, se forman las primeras ciudades, etc. Además, de los demográficos, también sociales (nacimiento del proletariado, la burguesía, etc.). También ambientales, ya que la tierra se empezó a explotar sin orden, la industrialización se basó mucho en el carbón (el hidrocarburo más contaminante), etc.

Todo ello orquestado en dos etapas:

  1. Del año 1750 hasta 1840: en esta fase, el desarrollo industrial inglés alcanzó también a los principales países europeos (Francia, Bélgica y los estados alemanes), Japón y EEUU.
  2. De 1880 hasta 1914: segunda gran expansión industrial, llegando al norte de Italia, los Países Bajos, Austria, Suiza, los estados alemanes del este, Rusia (todavía en la época imperial zarista), España (aquí llegó el sector textil a Cataluña y los hornos metalúrgicos al País Vasco, que aún son característicos), Estados Unidos (comenzó su expansión económica en esta época, con buenos presidentes como Theodore Roosevelt), la Japón de la Restauración Meiji (abolición del shogunato imperial que había dominado el país desde el Siglo XII).

Y todos estos desarrollos económicos llevaron al nacimiento y desarrollo del capitalismo. La complejidad de la actividad industrial llevó a la concentración de empresas. Para conseguir un mayor avance tecnológico y mejores rendimientos en los talleres, era necesaria la financiación. Por ello, a muchas pequeñas y medianas empresas (las PYMEs de hoy en día), no les quedó más remedio que juntarse. Como pasa hoy en día: las grandes se financian, y las PYMEs se ahogan (aspecto que por ejemplo en España es gravísimo, ya que más del 90% del tejido empresarial son PYMEs).

De esta forma, entre 1850 y 1914, la productividad creció muchísimo, mientras que las empresas individuales languidecían. La concentración, a nivel empresarial, traía ventajas técnicas, financieras, fiscales y comerciales. Si no puedes con tu enemigo, júntate a él que se dice. Dentro de estas concentraciones de empresas, aparecen varias muy conocidas hoy en día:

  • Concentraciones/integraciones horizontales: empresas que realizaban la misma actividad cara a aumentar la eficiencia en su conjunto (como el FROB ha venido a hacer en España). Se produjo mucho en el sector del carbón y de la siderurgia.
  • Concentraciones/integraciones verticales: empresas que realizaban actividades en diferentes niveles de la cadena de suministro. Se juntan, y conforman una empresa que ya no se dedica sólo a su negocio principal, sino quizás también a distribuirlo, producir la materia prima, etc. (como Apple, que hace de todo). Se dio mucho en el sector textil y petrolero (una vez Drake había construido un pozo en Pennsylvania)
  • Trust: en una única organización se juntan un cojunto de empresas independientes muy importantes, lo que dio lugar a que se originaran los primeros monopolios. El primer caso en la historia de un trust fue el de Standard Oil, empresa petrolera americana creada en 1882, cuyo trust quedó invalidado bajo la Ley Sherman de 1890. Rockefeller (ese famoso hombre de petróleo en EEUU) arrasó con todos los competidores quedándose como único ofertante. De hecho, de este imperio nacieron tras su escisión Exxon Mobile (2ª petrolera del mundo tras Petrochina), Chevron (2ª petrolera de EEUU), Conoco Phillips (3ª petrolera de EEUU), etc.
  • Holding: organización que controla las actividades de otras compañías al tener la propiedad de todas o de una parte significativa de las acciones de éstas.
  • Cartel: varias empresas que en teoría deberían competir en el mercado, se juntan, y pactan precios, qué oferta cada una, etc., lo que daña mucho la posición del consumidor en el mercado.
  • Mutilnacional: aquí nacieron ya las primeras multinacionales, empresas que buscan expandir sus mercados por todo el mundo. Nacieron Coca Cola en 1886 en EEUU, Siemens en 1847 en Alemania, Babcock and Wilcox en Inglaterra en 1867, etc.

Estaréis pensando que estas concentraciones os suenan. En efecto. Es que vivimos en un capitalismo parecido, dominado por empresas gigantes (que llamaremos conglomerados o concentraciones si preferís) que arrasan por todo el mundo, dejando a las pequeñas PYMEs con unas posibilidades de éxito que hacen agudizar el ingenio.

Con la Revolución Industrial, el liberalismo económico se convierte en la base ideológica del capitalismo. Ese liberalismo desarrollado en la Ilustración por Adam Smith y David Ricardo, donde el Estado no interfería, que teóricamente conduciría a una sociedad más igualitaria. ¿Os suena no? Que sí. Que lo mismo que tenemos hoy en día.

Pero el capitalismo industrial desenfrenado produjo cambios continuos e inestabilidades. Ello llevó a las primeras crisis económicas del capitalismo. El capitalismo (tanto el surgido tras la Revolución Industrial como el actual) es un sistema económico que se caracteriza por los vaivenes: hay épocas de bonanza (mucho empleo, riqueza por doquier, etc.) pero también importantes épocas de vacas flacas (alto desempleo, riqueza para unos pocos, etc.).

Ya hablé de algo parecido cuando expliqué lo que era una burbuja económica y las que había habido en la historia aquí, pero a continuación os adjunto otro gráfico explicativo de los ciclos económicos que rigen todo sistema capitalista:

Ciclo económico de todo sistema económico capitalista

Ciclo económico de todo sistema económico capitalista

Es decir, de toda depresión (baja producción, poco empleo y bajo consumo), sólo cabe ir a mejor creciendo (consumo, empleo y producción crecen), para llegar al apogeo o bonanza económica (es imposible que se produzca en todos los sectores, pero en aquellos en los que se da, pleno empleo, alto consumo, más ricos que otras situaciones, etc.) y luego bajar de nuevo en recesión (consumo, empleo y producción bajan) hasta otra posible depresión o cuando menos escasa actividad económica.

¿Cada cuánto ocurre esto en un sistema capitalista? No hay un calendario, pero sí hay ciertos indicios que exponen dónde estamos en cada momento (aconsejo repasar dichos indicios en el mi artículo de la burbuja). Gracias a esta experiencia, incluso se han creado indicadores adelantados de fenómenos recesivos. El ECRI es uno de ellos: actualmente está en -6,9 y el 100% de las veces que ha llegado a -10 ha habido recesión en Estados Unidos. Aquí y aquí tenéis más información al respecto.

Expuesto que el capitalismo origina situaciones económicas discontinuas, para concluír hablaré de cómo fueron los primeros años de este bebé llamado capitalismo industrial. Las primeras crisis económicas capitalistas (recesión y depresión), se produjeron en:

  • 1847: sobre todo en los sectores agrarios e industriales. Esta crisis instigó las revoluciones liberales de 1848 por Europa. Tras esta crisis, llegó la época vicotoriana (cúspide de la revolución industrial) en Inglaterra.
  • 1873: inicio de la primera gran depresión de la historia (se dice que ha habido 3 en la historia, ésta de 1873, la posterior al crac de 1929 y la actual tras el credit crunch del 2008). Se produjo el crac de la bolsa de Viena (muy importante por aquel entonces, capital del imperio austrohúngaro), muchos bancos alemanes cayeron, lo mismo con los estadounidenses de la ya importante calle Wall Street, muchas naciones hispanoamericanas se declararon en bancarrota, etc. Duró hasta 1879 (qué casualidad un siglo después pasó algo similar con la crisis del petróleo).
  • 1882: crisis de menor índole, pero que dado que el período de crecimiento había sido bajo (de 1879 a 1882), produjo fuertes efectos.
  • 1890: provocó la crisis argentina de 1890, sistema financiero inglés, etc. Una vez terminada esta crisis, el crecimiento económico no se detuvo hasta el estallido de la I Guerra Mundial. De ahí que muchas de las grandes empresas actuales nacieron en el período comprendido entre 1890 y 1914.

Ya veis, muchos años han pasado, pero el capitalismo ahí sigue, dando de qué hablar. ¿Realmente cambiaremos el capitalismo, o será él el que nos moldee? Cada día tengo más dudas…