Israel: potencia tecnológica (y militar) y una nación desigual

El pasado sábado  se cumplieron 154 años del nacimiento de Louis Brandeis (1856 – 1941). Es uno de esos nombres cuya relación aportaciones – popularidad es sorprendente que sea tan baja. Fue Juez Asociado de la Corte Suprema de los Estados Unidos de 1916 a 1939, pero sobre todo se le conoce por ser el que mayor calificación media ha registrado en la Escuela de Derecho de Harvard (Harvard Law School) y por su activismo por el bien de la sociedad.

Desarrolló el concepto de derecho a la privacidad (tan de moda en nuestros días), escribió el libro El dinero de otras personas, dónde sugería cómo frenar el poder de los grandes bancos, lo que le llevaría años más tarde a luchar contra los monopolios y el consumismo de masas.

Y, centrando el tema, era miembro activo del movimiento sionista. Con Theodor Herzl como padre fundador, este movimiento tenía como objetivo impulsar la migración judía a la Tierra Prometida, consiguiendo fundar el Estado de Israel en 1948. Era la solución al conflicto judío del antisemitismo en Europa y Rusia.

Desde que comenzase la diáspora con el asentamiento romano del Siglo II, los judíos no han parado de ser perseguidos por el mundo, allá donde se han asentado.

La escasez agudiza el ingenio dicen algunos, y quizás por ello los judíos pasarán a los anales de la historia por su brillantez intelectual. Una estadística que tanto les gusta exponer: 1400 millones de musulmanes: 7 premios Nobel – 12 millones de judíos: 169 (ahora son ya 173). Brillantes hombres de negocios (en más de un museo he leído que se les reconoce como los padres de los bancos tradicionales, dada su habilidad por gestionar eficientemente el dinero), Louis Brandeis es uno de los muchos judíos que a lo largo de la historia han dejado imprenta por su intelecto.

173 Premios Nobel judíos, aproximadamente el 29% del total de los Premios Nobel. Simplemente en economía representan el 50% de todos los premadios. Nombres como Paul Samuelson, Milton Friedman o Robert Solow son grandes economistas (por lo menos a nivel teórico, otra cosa es la aplicación de sus ideas), pero también cabe destacar a la familia Rockefeller, Baruch Spinoza, Albert Einstein, Alan Greenspan, Woody Allen, Carl Sagan, George Soros, Levi Strauss, Ralph Lauren, Calvin Klein, Steven Spielberg o Frida Khalo como exponentes de la riqueza que han dejado (aquí se puede consultar una lista más extensa).

Sin embargo, tanto linaje cultural quizás haya actuado como una espada de Damocles en la actual Israel. En la actualidad, Israel además de ser la casa que por fin han reconquistado, es hogar también de uno de los mayores atropellos a los derechos humanos en vigor (conflicto árabe-israelí) y de inventos de dudoso honor de mención. Analicemos un poco la situación socio-económica de Israel.

Analizando las estadísticas económicas de Israel, rápidamente destaca por cumplir con el 0,7% sobre el PIB de ayuda al desarrollo (eso sí, no destinado a sus vecinos árabes), por un crecimiento del PIB destacado (en plena crisis se prevé que su PIB crezca casi un 4%), por un Índice de Desarrollo Humano elevado y, sobre todo, por liderar todos los rankings del mundo en cuanto a inversión en I+D+i.

Inversión en I+D sobre el PIB en % en las principales regiones (Fuente: http://www.uis.unesco.org/template/pdf/S&T/Factsheet_No2_ST_2009_EN.pdf)

Inversión en I+D sobre el PIB en % en las principales regiones (Fuente: http://www.uis.unesco.org/template/pdf/S&T/Factsheet_No2_ST_2009_EN.pdf)

El pasado Mayo, Israel fue admitida como 32º miembro de  pleno derecho de la OCDE. ¿Qué es la OCDE? Pues algo así como las pulseras locas de España de la economía. O tienes una o no estás a la moda. Así que ingresar en la OCDE (que no deja de ser un think-tank de economías desarrolladas, excluyendo la voz de millones de seres humanos) se ve como “estar a la moda” o ser un país desarrollado. La OCDE quería premiar los progresos de Israel, ya que, como exponían, se ha convertido en una economía desarrollada, con un PIB per cápita de 28.365 dólares. El 4º más alto en Oriente Próximo, superior a la suma del PIB per cápita de todos sus vecinos. Sólo los pequeños estados del Golfo Pérsico (léase países feudales como Bahrein, Emiratos Árabes Unidos o Kuwait) superan a Israel.

Sin embargo, estas cifras macroeconómicas esconden muchas otras cosas que paso a exponer a continuación.

Israel es una de los países más polarizados del mundo. En román paladino: unos pocos ganan mucho y otros muchos ganan poco. Vamos, una distribución de Pareto elevada a infinito. En palabras de bar: que los caramelos se reparten muy mal en Israel. Me explico.

Se han realizado muchos estudios (éste casualidad que he leído hoy) que exponen que las desigualdadas económicas tienen sus orígenes en períodos de esclavitud, en tratos de desigualdad. Israel tiene esos orígenes, los judíos (compisición mayoritaria en el actual estado de Israel) han estado perseguidos a lo largo de 2000 años en muchas partes del mundo.

Gracias a la gran cantidad de judíos que llegaron a Israel de la URSS (eso dicen los estudios sociológicos), Israel cuenta actualmente con el mayor número per capita de científicos e ingenieros, publicaciones científicas y registro de patentes (que siguen siendo, en mi opinión de manera ciertamente anacrónica, los indicadores de cuán innovador es un país).

Destinando casi un 5% del PIB a I+D+i (duplicando prácticamente lo que destinan otras potencias como EEUU, Japón o la Unión Europea), uno se pregunta, ¿y qué narices desarrollan en Israel? Pues inventos (pioneros, desarrollados inicialmente en Israel) tan variopintos como:

  • The Arrow: el misil anti-misiles más avanzado del mundo
  • Drones: aviones no tripulados que masacran Afganhistan y Pakistan día sí día también
  • Empresa médica Given Imaging y su píldora con cámara para el diagnóstico
  • Escánares MRI y CAT
  • Secuenciamiento en imágenes para tratamientos dentales y médicos
  • Riego por goteo
  • Los SMS

Las empresas de las TIC más potentes del mundo (léase angelitos como Microsoft, IBM o Google) tienen filiales en Israel, así como las principales empresas aeroespaciales y de aviación. Tel Aviv y su Silicon Wadi es el particular hub tecnológico de Israel.

Todo ello se deriva de que bajo el eufemismo I+D+i, en Israel se esconde un desenfrenado gasto militar. La denominación oficial del ejército israelí es Fuerzas de Defensa Israelíes, y la OCDE acepta la definición de Israel de su gasto militar como gasto en defensa. Israel gasta más en defensa que cualquier país de la OCDE (8% del PIB vs. 1,4% media resto OCDE), esos países que decíamos son los “más desarrollados”. Sin embargo, el gasto público civil (medidas anti-pobreza, educación, sanidad, transporte, seguridad social, etc.) es del 33% en Isreal, y en el resto de países “desarrollados” del 41%.

El problema es que todo ese despegue económico ha beneficiado a muy pocos. El actual primer ministro Netanyahu, en su época de ministro de finanzas desarrolló políticas pro-mercado que favorecieron a unos pocos niños con todos los caramelos del país. En Israel, casi 6.000 personas tienen al menos 1 millón de patrimonio en activos líquidos (fácilmente convertibles a dinero).

Entre 2005 y 2007 Israel “fabricó” más millonarios per cápita que cualquier otro país. Haaretz (diario israelí) calcula que los 500 más ricos (el 0,0066667% aprox.) tienen una riqueza de 75.000 millones de dólares, algo así como 150 millones cada uno. El PIB en 2009 de Israel fue de 205.000 millones de dólares, luego estos 500 más ricos se llevan casi un tercio de los caramelos en Israel.

Las 20 familias más ricas, controlan aproximadamente el 50% de la bolsa y el 25% de las principales empresas de Israel. Estas principales empresas son medios de comunicación, instituciones financieras y compañías tecnológicas, explicando la razón del porqué estas cosas no salen a la luz. Esta concentración familiar-empresarial está prohibida en los países desarrollados. En Israel no, pero según la OCDE, es un país “desarrollado”. Ni siquiera en la Arabia Saudí feudal (donde ya ni siquiera se puede utilizar Facebook) dominada por unas pocas familias hay tanta concentración.

El país hebreo no sale bien parada de las clasificaciones de distribución de la riqueza, clasificación que se manifiesta en los siguientes datos:

  • Según la ONG Adva Center, los principales directivos ganan 523.000 dólares al mes, 500 veces el salario medio mensual de 1.440 (en EEUU, otro país con desigualdades brutales, el ratio es 80 a 1).
  • Más del 20% de la población viven en la pobreza (ganan menos del 50% de la media). Casi el 34% de los infantes viven en la  pobreza. Sólo EEUU, entre los “selectos de la OCDE” supera dichas cifras.
  • En la última década, el PIB ha subido un 30%. La parte del PIB que aportan los empresarios ha crecido del 14 al 17%, mientras que lo que aportan los trabajadores ha caído del 66 al 60%. Más para el amo, y menos para el esclavo. La economía (El PIB) crece al 5%, los salarios de los trabajadores caen al 3-4% anualmente.

Lo que encima estas cifras esconden en es la desigualdad racial. Antes decía que la desigualdad económica (según estudios de gente que sabe, no de gente como yo) es un derivado de períodos de esclavitud anterior. Pues la desigualdad racial es la derivada segunda, especialmente agudizada en el país hebreo:

  • El desempleo entre la población árabe alcanza el 27% (7,7% tasa de desempleo general en Israel).
  • La renta per cápita de la población árabe es de $6.756, frente a los $19.150 de los judíos.
  • Los árabes representan el 20% de la población, pero durante el 2009 apenas recibieron el 4% del presupuesto en educación y el 8% del presupuesto para el Estado del Bienestar (las escuelas de los judíos ortodoxos Haredi son públicamente financiadas, etnía judía con el 65% de sus miembros que no trabajan por las ayudas públicas).
  • El número de familias árabes que viven por debajo del umbral de la pobreza es 3 veces mayor que el número de familias judías. El 50% de los niños que viven en la pobreza son árabes.

Cifras que hace que EEUU parezca un país equilibrado, donde desde 2002 y 2006, 2/3 del PIB fue a parar al 1% más rico, y el 90% más pobre recibió un mero 12% de la riqueza.

Y sí, me he olvidado del conflicto árabe-israelí, pero es que quería tener una mañana  sin tener que enfadarme. Por cierto, acabo de leer que Israel ha descubierto importantes reservas de gas. Apaga y vámonos.

5 responses to this post.

  1. Realmente no cabe duda de que el proyecto de estado de Israel, un estado que ha estado en guerra y que ha tenido que luchar por su supervivencia en inferioridad numérica considerable al menos tres veces en el siglo XX contra todos sus vecinos, ha resultado ser un exito a pesar de encontrarse con unas dificultades extremas en todos los ámbitos.

    Un politógo británico describió una vez a Israel como un puñal clavado en el corazon corrupto, tiránico y despótico de los regímenes islámicos de Oriente Medio. Pues a pesar de sus muchísimos y gravísmos errores en politica interior y exterior, Israel es un estado democrático y bajo el imperio de la ley, algo de lo que no pueden presumir las tiránicas y sanguinarias dictaduras de Siria, Jordania y no digamos nada de Arabia Saudita.

    Dadas las condiciones de la politica de Oriente Proximo, algo que los europeos y norteamericanos creo que nunca terminamos de entender, es perfectamente plausible que se den situacuiones de desigualdad extrema debido a fenomenos tantos socio-políticos como étnicos dentro del estado de Israel. Sigue siendo cierto que los arabes en Israel constituyen una minoria desigual en todos los ambitos (por cierto, lo mismo ocurre en Francia y en España). Queda muchisimo camino por recorrer hasta que Israel se convierta en un autentico estado plurietnico y multicultural.

    El mayor enemigo de los palestinos, que quiero recordar jamas fueron nación ni disfrutaron de autonomia politica ninguna antes de la proclamacion del estado de Israel, ni bajo Egipto, Jordania o Siria, es por una parte la politica de Israel de asentamientos y de bloqueo y por otra la corrupcion rampante de sus representantes politicos. En Oriente Medio todo es siempre mas complicado de lo que parece.

    Gracias Alex por este post tan interesante y revelador.

    Responder

  2. Posted by Tomas on noviembre 15, 2010 at 9:56 pm

    Así va el mundo, unos pocos tan bien y otros muchos tan mal. Muy buen artículo Alex, como siempre aprendiendo con tus magníficos posts.

    Responder

  3. Posted by anonimo on noviembre 19, 2010 at 9:36 am

    nada nuevo bajo el sol, no se pero me da que el nivel de vida medio de Israel es probable que no tenga nada que envidiar al de España o al de la zonas costeras mediterráneas..

    Responder

  4. excelente, la otra mitad de una verdad a medias. Saludos

    Responder

  5. […] en 1948. Enfrentado a sucesivas coaliciones de países árabes gracias a un enorme gasto militar el estado hebreo ha solidificado su posición en Medio Oriente a un alto costo para el pueblo […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: