Whole Foods Market

Whole Foods Market es el mayor distribuidor del mundo de productos naturales y orgánicos. Vamos, un Eroski, Carrefour o Wal-mart pero sólo de productos naturales y orgánicos. Casualidad que en mi última visita a EEUU (la semana pasada estuve en Boston), el hotel tenía uno gigante al lado, así que tuve la oportunidad de visitar uno, y hacer todas mis compras diarias ahí.

Recogiendo datos de la wikipedia, a fecha de Septiembre del 2009, la cadena contaba con 284 establecimientos, la mayoría emplazados en EEUU unas pocas localizaciones en el Reino Unido y Canadá.

Además de diferenciarse por vender sólo productos orgánicos y naturales (haciendo extensible esta política a toda su cadena de suministro), es conocida por siempre estar listada en los rankings de empresas socialmente responsables (consultable aquí y aquí) y empresas respetuosas con el medio ambiente (clasificada 3ª según la EPA en Octubre del 2010)

Además de la Responsabilidad Social Corporativa y el respeto al Medio Ambiente, su filosofía de gestión es también enseñada en muchas escuelas de negocios. Muestra de ello, por ejemplo, es lo que se recoge en el libro El futuro del management de Gary Hamel, donde se cita como en Whole Foods, los jefes han establecido un límite salarial que no permite bonificaciones de más de 19 veces el sueldo medio de la empresa (en la empresa Fortune 500 media, la proporción es de más de cuatrocientos a uno, para hacerse a la idea).

Tiene otras políticas de gestión loables, como es la definición de la misión de la compañía: “Stakeholder philosophy: customers first, then team members, balances with what is good for other stakeholders, such as shareholders, vendors, the community and the environment“.

Es muy interesante esa definición, ya que como personas a las cuales puede afectar el negocio de la empresa (los stakeholder vamos), no pone en primer lugar a los accionistas (cabe recordar que es una empresa pública que cotiza en el Nasdaq), sino que considera a los clientes y a sus empleados en primer lugar, y luego de manear equilibrada a otros de los afectados por la operativa de la empresa. Vamos, un claro balance de barrer para casa y para fuera.

Stakeholders: partes interesadas internas y externas (Fuente: https://i1.wp.com/upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f9/Stakeholder_%28es%29.png)

Stakeholders: partes interesadas internas y externas (Fuente: http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/f/f9/Stakeholder_%28es%29.png)

Y muchos/as estaréis pensando que quizás sea demagogia, pero yo personalmente me lo creo. Quizás porque he pisado sus supermercados, y he quedado literalmente impactado por muchos de los mensajes que daban dentro de sus instalaciones con carteles informativos como los que expongo a continuación.

Primera cadena alimenticia en ayudar en la causa de la Marine Stewarship Council, de la cual hablé aquí, que es una organización independiente, sin ánimo de lucro que trabaja para proteger los recursos pesqueros del mundo promoviendo una alternativa medioambiental sostenible.

Empresa que ha permanecido (y permanece) durante muchos años en el top 100 de la revista Fortune mejores empresas donde trabajar.

Apoyo a los productores locales, con los consiguientes ahorros medioambientales por no tener que transportar largas distancias, etc. Ya hablé en el blog sobre ese mito verde que comprar alimentos producidos en tu región/área no siempre es menos perjudicial para el medio ambiente, lo que pasa que Whole Foods tiene importantes controles de calidad para asegurarse de la sostenibilidad en la producción agraria local.

Estrictos controles de calidad para todos los productos que compran para luego vender a sus clientes (recordemos, que en base a su misión son el principal foco de atención de su trabajo).

Donación del 5% de beneficios después de impuestos (una forma de reseñar que no lo hacen como un medio para obtener beneficios fiscales) anuales a organizaciones sin ánimo de lucro locales.

Única cadena de alimentación que se encuentra presente en el conocido blog Local Forage, blog que habla sobre las buenas costumbres alimenticias, sostenibilidad, etc.

La empresa del sector de la alimentación que mayores salarios mínimos paga a sus empleados dentro de EEUU (país donde hay un debate ahora mismo sobre si sería buena idea subir el salario mínimo o no, dado que en caso de subirlo, quizás las empresas se ahogarían o no contratarían. Vamos, sí, una media conservadora pro-business tipo republicana).

Una empresa que sí que puede decir eso de que está intentando cambiar los hábitos alimenticios. De hecho, no te encontrabas ni Coca Colas, ni patatas fritas Lays ni nachos con salsas de grasas saturadas o trans. Todo ello, en un país donde el 70% de las personas sufre de sobrepeso, y una de cada 3 es obesa.

Garantías y sellos de colaboración con sus proveedores, estándares de calidad, etc. Por ejemplo, como se ve en la imagen, miembro de Global Animal Partnership, organización sin ánimo de lucro que dedica sus esfuerzos a mejorar los procesos de producción en la agricultura.

En la Unión Europea, el tema de los alimentos genéticamente modificados es conocido por las reticencias que genera. En EEUU no tantas. Mientras que la Unión Europea obliga a etiquetar como alimento genéticamente modificado simplemenete por contener un 1% de modificación en alguno de sus ingredientes, en EEUU es voluntario dicho etiquetado.  Por lo tanto, que una empresa como Whole Foods lo haga, es más que meritorio de citación.

El debate a este respecto, el de siempre: en EEUU creen que no hay daño alguno a la salud por consumir estos alimentos, mientras que en Europa preferimos prevenir antes que lamentar, así que preferimos que cuando menos nos avisen con una eiqueta (otra cosa es la cantidad de cosas que luego nos colarán, y más en España, único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala, 2/3 de nuestros productos contienen soja y maíz (curiosamente el 66% de la soja importada es transgénica y en España optamos por producir maíz transgénico), etc.).

Whole Foods fue el primer distribuidor al por menor certificado con el sello de distinción como distribuidor orgánico. Sello de distinción no fácilmente alcanzable, ya que exige una serie de requisitos importantes, aunque viendo en este ranking a Wal-Mart como 1ª en el ranking, me vuelvo bastante escéptico a este respecto…

Ninguno de los productos que venden lleva aditivos (entre los que destacan los famosos conservantes y colorantes), ni potenciadores de sabor artificiales, ni colorantes artificiales o edulcorantes artificiales. En una UE donde hay una lista de aditivos permitidos, sería una gozada cer esto.

Yo personalmente me pasé toda la semana en Boston comprando el desayuno, comida y cena en Whole Foods Market. ¡Qué gozada! ¿Y en España, hay algo parecido?

7 responses to this post.

  1. Posted by Nahikariii on noviembre 11, 2010 at 5:53 pm

    En España dudo mucho que haya algo ni siquiera parecido. Resulta extraño un supermercado que intente cambiar los hábitos alimenticios, cuándo en EEUU se promueven cosas como esta: http://www.heartattackgrill.com/
    Es una buena iniciativa!!!
    Estamos planeando un viaje a EEUU @itziki y yo, haber si tenemos la podemos ir a uno de estos!!!

    Curioso, que el ads by google, de debajo del artículo sea de Mc donals!

    Responder

    • Cuando preparéis el viaje, no dejéis de preguntarme cualquier cosa, porque a este paso monto una agencia de viajes asesorados gratuitamente a EEUU🙂
      Qué curioso, no me había fijado en el ad. ¿Será un smart-ad en base a mis cookies? No creo, jamás daría al Like en Facebook de un producto de McDonalds🙂

      Responder

  2. Posted by Ibon on noviembre 11, 2010 at 9:45 pm

    Cuando estuve en San Diego era cliente habitual de uno de estos y aunque empece a comprar alli de casualidad (me pillaba cerca), me acabó encantando como funcionaba el sitio.

    Lo que más me sorprendió fue que tuvieran cocina propia y abierta dentro del super, en la que preparaban desde ensaladas, sopas, macedonias o pollos asados para llevar, hasta platos para comer allí, así que también funcionaba como restaurante. Más de un día me dieron ganas de coger platos preparados en vez de hacerme yo mismo la comida de la buena pinta que tenía todo.

    Me llamo la atención que no tuvieran Coca-Cola(un amigo preguntó y le dijeron que no vendían productos poco saludables como ese), o que en las etiquetas de todo lo que vendían pusiera “trans fats: 0mg”. También fue de los pocos sitios donde encontre alimentos muy saludables como pan o legumbres, que aquí son normales pero no en USA. Además, tuve la oportunidad de probar varios tipos de leche de soja que no se encuentran en Bilbo, o unas hamburguesas vegetales que además de estar ricas eran más baratas que las normales.

    Respecto a los empleados se notaba que estaban contentos y motivados, porqué además de ser muy simpáticos (como la mayoría de la gente de california) te ayudaban en lo que podían, y hasta los empleados de las cajas te daban conversación. Además fue de los pocos sitios en los que vi contenedores de reciclaje.

    En definitiva, recomiendo mucho ir aunque sea una vez a este super, si tenéis la oportunidad claro😉 Los productos en general son más caros, pero os aseguro que por la calidad que ofrecen bien vale la pena!

    Responder

    • Aupa Ibon,

      yo sólo lo conocía de manera teórica. Viví en West Virginia, que como ves aquí [1], es uno de los estados con mayor índice de obesos (más o menos 3 de cada 10), así que no proliferaban este tipo de centros. Apenas conocí alguna pequeña tienda al respecto.

      Y sí, lo de los empleados me llamó la atención, y también la cantidad de stands de muestra de productos que tenían, te daban de probar cualquier producto (en plan mercadillo), etc.

      Serán más caros, pero, como pasa con las energías renovables vs. fósiles, ¿acaso los productos no orgánicos incorporan en su precio todos los costes?

      Saludos!

      [1] http://calorielab.com/news/2010/06/28/fattest-states-2010/

      Responder

  3. Realmente es importante que por estos lares tambien vayamos desarrollando ‘ethical business’ sobre todo en el campo de la alimentacion. Losn que hemos vivido en paises abglosajones seguimos echando muy en falta en España tanto mas productos organicos (agricultura biologica) como cadenas de tiendas de productos naturales como ‘Holland&Barrett’ y/o ‘Planet Organic’. Y no digamos nada de bares y cafeterias de zumos naturales.

    Lo dicho, que como bien indica Alex nos queda mucho pero que mucho camino por recorrer.

    Responder

  4. Posted by Anónimo on octubre 22, 2012 at 4:19 pm

    Bueno, bueno…. Mi concocimiento de WF es un poco más directo y un poco menos utópico. Un par de cosas. Todo es muy guai y muy cool y muy perroflauta, siempre y cuando no te dé por reivindicar una mejora salarial, o que te dejen comer con las toneladas de comida que tiran, o por afiliarte a un sindicato. Si eso pasa te vas a la puta calle, eso sí, muy cool. En realidad, por lo menos la cadena en GB, es para pijos con conciencia “ecológica”, con precios inasumibles por el común de los mortales. Por ejemplo, una lata de bonito Albo (que no sé de dónde han sacado que es ecológico) cuesta alrededor de 4 veces el precio en españa.

    Echadle un vistazo a esto:

    http://gawker.com/5824287/read-a-disgruntled-whole-foods-employees-epic-resignation-letter

    no me identifico, por razones obvias.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: