Chile: ¿seguimos con el cobre o pasamos a la era del conocimiento?

Chile es un país a seguir. Ya escribí sobre este país cuando el presidente Piñera llegó a la presidencia el Marzo pasado. Comentaba como Chile se había convertido en el miembro número 31 de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), lo que no deja de ser un dato más que anecdótico, porque esta organización cada día tiene menos crédito (al menos para mí).

También hablaba del desarrollo que podía experimentar Chile, en caso de saber explotar bien la visión de mercado de Piñera. Ojo, que ya en su día mucha gente me lo comentó: no me refería al establecimiento de políticas pro-mercado, sino a seguir desarrollando la economía chilena en aras del bien común de los chilenos. Y creo que en cierto modo ya ha quedado demostrado cómo de influente puede llegar a ser un presidente, que ha conseguido, entre otras cosas, traer a expertos de la NASA para ayudar en el rescate de los 33 mineros atrapados o cómo tiene ya diseñado y puesto en marcha un plan para la reconstrucción del país tras el terrible terremoto del 27 de Febrero pasado.

El país, tarde o temprano, tendrá que afrontar un dilema que creo debieran afrontar todos los países de América del Sur: la escasa diversificación de su economía. La diversificación es fundamental. Es una lección que con el paso del tiempo todos vamos aprendiendo, ya que es aplicable desde las cuentas de ahorro joven en la BBK hasta a un plan de pensiones.

La hambruna de mediados del Siglo XIX en Irlanda (básicamente porque centraba su alimentación en la patata, la cuál escaseo durante años debido a una enfermedad de su flor) o los apagones de luz que está experimentado Venezuela (debido a que depende en casi un 80% de la producción hidroeléctrica y este año ha habido importantes sequías en la región), son dos buenos ejemplos. El de Venezuela va más allá: el 70% de la energía eléctrica del país depende de la Central Hidroeléctrica Simón Bolivar.

Las economías del cono sudaméricano se centran básicamente en la exportación de materias primas. Son economías ancladas en el sector primario, sin procesamiento de las materias primas, frente a otras economías que han avanzado hacia el sector secundario (como China, Vietnam o India recientemente, importando materias primas y fabricando productos baratos con las mismas) o al terciario (la era del conocimiento, el sector servicios, el cual abunda aquí en Occidente).

En Brasil se exporta mucho hierro, soja, petróleo, etc., Argentina carne y soja, el litio de Bolivia es la nueva promesa, el petróleo de Venezuela, las bananas y el oro del Perú, y en Chile el cobre es el amo y señor desde hace ya muchos años.

Y esto es lo quiero sacar a debate, ¿es segura una apuesta por una única materia prima? ¿es seguro apostar por un único sector de actividad ? ¿seguro que no hay más actividades apropiables, valorables e intercambiables? ¿no se podría llegar a repetir el caso de la Hambruna de Irlanda? Depender fuertemente de un sector hace que te esclavices mucho de los vaivenes del mercado (por ejemplo, las exportaciones de cobre en Chile pasaron de representar el 50% del total de las exportaciones en 1980 a representar un 25% en el 2000, en pleno despegue de la era del conocimiento).

La minería representó casi el 58% de las exportaciones totales de Chile en 2009, por encima del 54% registrado en 2005. A pesar de los intentos en los últimos año por diversificar las exportaciones hacia el pescado (salmón básicamente), la fruta (la más rica y fresca que he probado nunca, incluso era la que se vendía en Islandia) o el vino (muy aconsejable), la reciente subida del precio del cobre ha provocado de nuevo la concentración en las exportaciones.

Sin embargo, en mi opiniñón, no lo veo sostenible. Apostar por la I+D+i es el camino que debiera tomar no sólo Chile, sino todo el cono. Las materias primas están bien como palanca de crecimiento, pero no como palanca sostenible en el tiempo.

Actualmente Chile tiene un 0,5% sobre el PIB de inversión (nunca digáis gasto por favor) en I+D+i. Quiere pasar al 1% en 2014. Todavía lejos de valores en torno al 2-2,5% de Europa (en España 1,27%, y bajando) o el 4% de Japón y Corea del Sur (Israel no es un benchmark válido, la inversión en I+D+i militar no es el ejemplo a seguir).

Y poco a poco, o no sé si es que yo tengo fijación por este país, pero me parece que se está produciendo un cambio. Recientemente, Chile se ha convertido en el primer país del mundo en sacar por ley la garantía de la Neutralidad de la Red para los Consumidores y Usuarios de Internet. También en Abril supimos que el telescopio más grande del mundo sería instalado en el desierto del Atacama.

Futuro Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT, European Extremely Large Telescope)

Futuro Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT, European Extremely Large Telescope)

Pero de lo que apenas se ha hablado en los medios, y por ende, apenas se conoce en España, es de las políticas de inmigración de “talentos” que quiere llevar adelante Chile. Hablé en otro artículo también sobre la necesidad de crear un cosmos para que un país despegue tecnológicamente hablando, a través de la creación de parques tecnológicos.

Un parque tecnológico no es hacer que 2 ó 3 empresas se junten en medio de un campo verde y se pongan a trabajar: hay que ofrecer los medios materiales (infraestructuras, empresas, etc.), humanos (trabajadores, universitarios, abogados, etc.), económicos (empresas de capital riesgo, business angels, etc.) y tecnológicos (montar un parque tecnológico en medio del Desierto del Sáhara no es viable) necesarios. Vamos, lo que Porter definiría como un clúster tecnológico.

En este vídeo sobre la institución STEP y su colaboración con el Banco Mundial (vía InfoDev, programa de ayudas) queda claro: hay que cruzar varias barreras culturales para convertirse en un polo tecnológico de innovación. El vídeo habla sobre el caso de la India, pero lo mismo se podría decir de un país como Chile.

Y Chile está trabajando en ello. Es más, está trabajando en otro factor adicional a los anteriores: una economía innovadora y sostenible necesita start-ups y personas venidas de fuera (inmigrantes). El 52% de las start-ups creadas en Silicon Valley (la meca de los parques tecnológicos) fueron creadas por extranjeros entre 1995 y 2005. En 2006, el 25% de las solicitudes de patentes fueron realizadas a manos de extranjeros.

Mientras en EEUU siguen estigmatizando la apertura al exterior (las chop shops indias roban “trabajo tecnológico” a los americanos, se conceden visados H1-B temporales dificultando estancias permanentes y en Arizona se quiere poder detener a cualquiera de una manera bastante arbitraria), Chile ha lanzado un ambicioso programa (Start-up Chile) para la creación de esos cosmos que antes describía (información obtenida aquí):

  • Incentivos para las empresas tecnológicas que inviertan $500.000 dólares a lo largo de 5 años.
  • Becas de 6 meses a jóvenes emprendedores/as de hasta $40.000 dólares para cubrir los gastos iniciales.
  • Concesión de visados (sin límites de permanencia) a los extranjeros que quieran adentrarse en esta aventura del emprendizaje.
  • Incubadoras de negocio para la cesión de locales (similar a la Incubadora que tenemos aquí en la Universidad de Deusto, DeustoKabi) y facilitar contactos con sociedades de capital riesgo, business angel, etc.
  • Todo ello, sin obligación a tener que quedarse, el gobierno no quiero participaciones de capital como retorno a las becas concedidas,

El ministro de Economía chileno, Juan Andres Fontaine, visitará Silicon Valley la próxima semana para establecer vínculos comerciales con las start-ups que están naciendo en Chile.

¿Qué diferente la política inmigratoria de EEUU y la de Chile no? Ya, que sí, que EEUU es el país de las oportunidades, el país de los sueños, etc. Ya, pero yo encima que personalmente he vivido el tortuoso proceso de poder llegar a residir en EEUU, personalmente, preferiría apostar por una Chile con una alta inversión en I+D+i y con parques tecnológicos de ensueño el día de mañana. Será cosa de opciones personales🙂

One response to this post.

  1. Posted by eugenio on enero 26, 2012 at 5:43 pm

    brasil y argentina estan haciendo algo al respecto pero el resto no. algo lamentable porque asi sudamerica no va a progresar

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: