La unificación alemana y su repercusión en las hipotecas en España

Esta mañana leía un artículo en el que el autor decía como él estuvo pagando intereses al 18% cuando en el año 1982 se metió en un préstamo hipotecario. El otro día mantuve una conversación parecida con mi ama, en la que me dijo que ahora podemos hacer frente a los préstamos hipotecarios con mayor facilidad que cuando ella pagaba un 12-14% por un préstamo en los años 80 (allá por cuando nací). Y me parece un tema interesante a tratar, ya que en clase me dí cuenta como la gente presupone que los tipos de interés han estado siempre al nivel actual, y que los récords del Euribor (referencia para la mayoría de los préstamos hipotecarios) del 2008 fueron un techo poco menos que histórico. Hagamos un poco de historia para explicar qué pasaba por los 80.

En un artículo que escribí hace unas semanas, hablé sobre como Alemania es una economía que exporta muchísimo con poco consumo a nivel interno, hecho que favorecía su competividad y provocaba divergencias y desigualdades en el seno de sus 26 vecinos de la Unión Europea. Y vuelvo a exponer en el artículo de hoy otra de las repercusiones que trajo la reunificación alemana y la integración de dos sociedades con nivel de vida diferente (bajos salarios y mucho paro en el este, frente a salarios altos y poco paro en el oeste).

En Marzo de 1989, entró en vigor el Sistema Monetario Europeo (SME) como sistema que estabilizase la política monetaria (sobre todo para conseguir a largo plazo de la integración monetaria europea, que luego resultó en el €) en la Unión Europea, una vez que Nixon había decidido unilateralmente abolir el Sistema de Bretton Woods por la imposibilidad de financiar los crecientes gastos que le reportaba a EEUU la Guerra de Vietnam.

El SME se articulaba en torno al mecanismo de tipos de cambio (o MTC), un sistema voluntario de tipos de cambio semi-fijos, que estaba centrado en el ECU, la divisa antecesora del euro. En un sistema de tipo de cambio fijos como el SME (aunque en realidad era un sistema que permitía unas bandas de fluctuación), ningún país podía alterar su tipo de interés si el resto de los países no alteraban el suyo. Un sistema monetario cooperativo y solidario (aunque veremos dentro de poco que no lo era tanto, y había un “mandón“).

El 16 de Septiembre de 1992 (sólo 3 años después de la implantación del sistema), hubo un miércoles negro: la peseta, devaluada (se devaluó dos veces más en los meses siguientes y una cuarta, la última de la historia, en 1995); la libra esterlina (previo ataque especulativo del amigo George Soros por medio, saltando a la fama por ganar 1.000 millones de dólares un mismo día.) y la lira italiana, fuera del Sistema Monetario Europeo (SME), y muchos empezaron a dudar de la estabilidad de este sistema de tipos de cambio fijo. Es lo que muchos llaman ahora como la primera gran crisis del € (aunque todavía no existía).

Y como pasa en la historia más reciente con la formación de las burbujas europeas, todo tiene su origen en Alemania, en los altos tipos de interés del marco. El proceso de reunificación de Alemania había disparado el gasto público, aumentó el déficit presupuestario y la inflación, por lo que el Bundesbank (banco central de Alemania) elevó los tipos de interés como contramedida.

Antes he dicho que la divisa de referencia era el ECU, pero como ocurre ahora con el €, los dictámenes venían de Alemania. En la práctica, el marco era la referencia, dado que Alemania era la economía más fuerte y su política económica la que más confianza transmitía a los mercados (ya sabéis, los financieros, que los de melones o lechugas ya no existen).

Bajo el SME ningún país podía unilateralmente alterar sus tipos de interés, salvo que todos al unísono lo hicieran. ¿Cómo cambiaban entonces los tipos de interés? Dos posibilidades:

  1. Que todos los países miembros coordinasen las variaciones de sus tipos de interés.
  2. Que uno de ellos fuera el líder y tirase del carro.

Esta segunda posibilidad era la que se daba. Alemania asumió el papel de líder. Si el marco se apreciaba, iban detrás la libra, la lira y la peseta. Sin embargo, estas subidas eran menos creíbles en el mercado, de modo que empezaron a cundir las sospechas de devaluaciones y, con ellas, las fugas de las monedas débiles (lira o peseta) al marco. También la reducción de los tipos de interés de los dólares desvió inversión al marco. Los inversores se iban al marco.

El problema vino con la reunificación. El Bundesbank tuvo que frenar con altos tipos de interés un posible recalentamiento de la economía (como está haciendo la India ahora, por ejemplo), ya que las transferencias de capital a la Alemania Oriental y una mayor inversión provocaron un gran aumento de la demanda.

Posiblemente fue una decisión acertada para la nueva Alemania unida. Pero no para sus vecinos europeos. La demanda no aumentó en el resto de países, pero para seguir en el SME, se hubo de aceptar esos tipos de interés tan altos. El tipo de cambio ya no era sostenible para los socios europeos. De hecho en los países periféricos, cayó la demanda y la producción. Quizás ahora se entienda mejor la grave crisis económica de España del año 1993, con un paro que llegó al 24%.

Estamos relacionando los tipos de interés, la inflación y sus consecuencias (desempleo). ¿Parecen variables importantes no? Sí, y mucho, ya que son las variables que definen el entorno macroeconómico de cualquier país, y éste, a su vez, en la decisión de consumir (inflación alta, tipos de interés bajos) o ahorrar (inflación baja, tipos de interés altos).

¿Y cómo era el entorno macroeconómico a comienzos de los 90 en Alemania y España (y así poder explicarle a mi ama porqué pagaba tanto de hipoteca)? Como sigue:

País Tipos de interés nominales (%) Inflación (%) Tipos de interés reales (%) Crecimiento del PIB (%)
1990 1991 1992 1990 1991 1992 1990 1991 1992 1990 1991 1992
Alemania 8,5 9,2 9,5 2,7 3,7 4,7 5,7 5,5 4,8 5,7 4,5 2,1
España 15,2 13,2 13,3 6,7 5,9 5,9 8,5 7,3 7,4 3,7 2,3 0,7

Para los no-economistas (como yo), decir que el tipo de interés nominal es igual a la suma entre la inflación y el tipo de interés real. Es decir, y simplificando mucho, que realmente el tipo de interés que alguien paga por una hipoteca por ejemplo será lo que el banco le cobre como interés (tipo de interés nominal) menos la inflación (la pérdida de valor del dinero) de ese año.

Los tipo de interés nominales (lo que el banco me cobraría por un prétamo) fueron notoriamente superiores en España que en Alemania durante esos 3 años, y así España poder mantener la paridad entre el marco y la peseta. ¿Por qué pasaba ésto? Los mercados financieros (esos mercados que en los 90 y ahora dominan el mundo), no se creían que España pudiera mantener esta paridad (se rumoreaba que España tendría que devaluar la peseta, como así pasó luego), por lo que exigían a los bonos españoles una rentabilidad superior a la alemana. ¿Os suena la película no? Algo parecido a lo que está pasando ahora.

La consecuencia en España fueron unos tipos reales disparados con los que hacer frente a la inflación, lo que acabó ahogando la economía española, y como se indica en la última columna, un retroceso en el crecimiento del PIB considerable. El desempleo medio en Europa en 1992 era del 10,3%. España (para variar) batía récords, con el 24% citado anteriormente para Noviembre de 1993.

A partir de esta crisis, los tipos de interés han sido bajos para lo que se ha visto hubo a comienzos de los 90 en España (no era raro una hipoteca al 12-14% como la de mi ama).

Ante rentabilidades tan bajas, los ciudadanos han preferido endeudarse a ahorrar (entorno económico propicio para consumir, como se citaba anteriormente), que junto a buenas perspectivas (España supera a Italia y haría lo propio con Francia) y buena tasa de empleo (antes de la crisis, claro) ha causado que en muchos hogares no se haya ahorrado. Todos compraban un piso en Torrevieja o Benidorm (simplificación extrema de lo que es consumir).

¿Cambiará con la actual crisis la tendencia que ha seguido España los últimos años? Veremos, primero salgamos de esta :-S

5 responses to this post.

  1. […] La unificación alemana y su repercusión en las hipotecas en España alexrayon.wordpress.com/2010/08/30/la-unificacion-alemana-y-…  por Mendizabal hace 2 segundos […]

    Responder

  2. Posted by Rubén on agosto 30, 2010 at 8:11 pm

    También es de destacar que aumentan los seguros de vida y te obligan a hacerlos con el banco que pidas la hipoteca.

    Por cierto, si os interesa el más completo simulador de hipotecas que he visto en internet

    Responder

  3. Sí, realmente efectos por la subida de los tipos de interés hay muchos y bastante importantes: http://www.economicshelp.org/macroeconomics/monetary-policy/effect-raising-interest-rates.html

    Responder

  4. Algunas matizaciones:

    En el fracaso de la peseta en el SME el elemento fundamental es, desde luego, la estrategia alemana de exportar inflación vía tipos a todos los países de su entorno. Pero la propia España no es ajena al proceso, porque la entrada de la peseta en el SME se hizo a un tipo de cambio excesivamente elevado, dado que los gobiernos de entonces buscaban hacer más baratas las importaciones y mejorar así el tono del consumo.

    Por lo demás, se te ha olvidado, creo, citar la principal medida alemana que generó tensiones inflacionistas y presupuestarias tras la unificación: la decisión, política, de otorgar una paridad 1:1 entre los marcos del Oeste y los del Este. No hay un solo economista con dos dedos de frente que no diga que el marco del Este valía como mucho la décima parte del del Oeste. Esto le vino de maravilla a los berlineses del Este que pasaban la puerta de Brandenburgo y compraban a tutiplén, pero fue el principal alimentador de la espiral que se trató de parar disparando el tipo lombardo.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: