El cisne negro o efecto mariposa del glaciar Eyjafjallajökull

No vengo a soltar el discurso ya conocido por todos de que el glaciar Eyjafjallajökull entró en erupción hace pocos días, que paralizó el tráfico aéreo (nube de cenizas que llegó hasta los 11 kilómetros de la atmósfera), que puede representar una amenaza para la alteración del clima (aunque parece que finalmente estas tesis catastróficas no lo son tanto), etc.

Sin embargo, este volcán, que es uno de los 33 volcanos que han entrado en erupción alguna vez en Islandia desde la última glaciación (hecho que justifica el porqué del uso de la energía geotérmica en Islandia), sí que ha provocado otros aspectos colaterales que no tienen tanta presencia mediática. La erupción de este volcán es un cisne negro (suceso raro, devastador y explicable/predecible a posteriori, nunca a priori) y además ha provocado un efecto mariposa (pequeña perturbación, erupción, que provoca efectos considerables) en muchas zonas alejadas de la isla islandesa que disfruté el verano pasado.

Dos primeros efectos a considerar que sí que han salido en prensa en los últimos días:

  1. Por contradictoria que pudiera parecer en un principio, la erupción de cenizas volcánicas del volcán islandés ha supuesto un respiro para nuestra maltrecha atmósfera y el aumento del efecto invernadero que estamos magnificando con nuestra actividad humana (industrial, vamos). Aproximadamente, se calcula que el volcán ha estado emitiendo 150.000 toneladas de CO2 al día, frente a las 350.000 toneladas de CO2 que emite a diario la actividad aeronáutica en Europa que se vio paralizada.

    150.000 toneladas de CO2 del volcán vs. 350.000 toneladas de CO2 aviación

    150.000 toneladas de CO2 del volcán vs. 350.000 toneladas de CO2 aviación

  2. Se ha especulado con una posible alteración del clima (ahora que está tan de moda hablar del cambio climático, segundo tema preferido de conversación “típico” tras la crisis). Sin embargo, parece ser que la erupción no ha tenido la suficiente fuerza para ser un factor de alteración del clima (por lo menos, tras los estudios realizados hasta el momento).
    Dos explosiones volcánicas recientes, Pinatubo en Filipinas en 1991 y Chichón en México en 1982, sí que lo tuvieron, ya que su Índice de Explosividad Volcánica fue de tipo pliniano, ácidas y de gran explosividad. Estas erupciones, lanzaron tanta ceniza y polvo hacia la atmósfera superior, que enfriaron el planeta varios meses, compensando el conocido efecto invernadero creciente. El Monte Pinatubo parece ser que provocó que el nivel del oceano bajase 5 milímetros, y también provocó unas temperaturas más bajas de lo habitual en los años siguientes.

Pero, también hay otros efectos menos difundidos en prensa que me propongo resumir a continuación:

  1. El volcán impronunciable es pequeño, pero, especialmente bueno para producir ceniza extremadamente pequeña que lo tiene más fácil para infiltrarse en muchos sitios. Las partículas de ceniza volcánica tienen un tamaño habitualmente de entre 50 y 100 micras, pero las de esta erupción han sido cuantificadas hasta de 10 micras o menos. Ello se debe a la viscosidad de la lava y a la presencia de agua (el glaciar). Este inusitado diminuto tamaño ha posibilitado que las cenizas anden deambulando por los cielos más días, lo que junto con las condiciones climáticas de viento sudeste, ha provocado el caos que hemos vivido durante los últimos días.
  2. Creo que ha quedado claro que necesitamos un Espacio Aéreo Europeo o Cielo Único EuropeoEurocontrol, que ha sido la agencia que ha gobernado este caos entre muchas críticas, se ha encargado de coordinar el tráfio aéreo europeo. Sin embargo, esto hubiera sido más fácil y eficiente, si no hubiera tenido que coordinar varios “cielos” y fuera todo uno. Parece ser que no he sido el único en darme cuenta de ello, ya que se convocó recientemente un Consejo Extraordinario de Transportes para hablar de ello.
  3. No sólo las aerolíneas han tenido grandes pérdidas (aproximadamente unos 190 millones de dólares al día). Quizás ahora cuando se produzca esa socialización de pérdidas que tanto acostumbran los gobiernos últimamente, sería conveniente recordarles que en el sector del turismo, también hay otro agente importante como son las agencias de viajes. De hecho, la más grande de Europa, TUI Travel, ya ha anunciado pérdidas de 9 millones de dólares por día.
  4. Hay otros sectores económicos que también se han visto afectados:
    • Los productores de flores de Kenya que producen un tercio del total que se venden por Europa. Esto, bajo otro efecto mariposa, afecta a los productores del Sur de España, que tradicionalmente adquieren estas flores en África para luego venderlas en el Norte de Europa.
    • Las compañías electrónicas y farmacéuticas de Europa, que tienen una filosofía de producción Just in Time, han visto parada su actividad durante unos pocos días.
    • Las cenizas se han producido tras, seguramente, uno de los inviernos más fríos que se recuerda, con mucha nieve, por lo que el comercio ya se había visto fuertemente afectado en economías como la inglesa, tras las fuertes nevadas de Enero.
  5. Por mucho que nos hayan bombardeado los medios de información con el caos económico que provocaría este cisne negro, la realidad puede que no sea tan acorde a lo expuesto. Muchos han comparado el caos aéreo con el que provocaron los atentados del 11 de Septiembre, cuando el PIB de EEUU se contrajo un 0,3%. Sin embargo, no son comparables ambos casos:
    • Según un estudio realizado por el Royal Bank of Scotland, en Europa, el 46% de los productos son transportados por carretera, el 37% por mar y el 11% por tren. Menos del 1% lo hace vía aérea. Esto hecho hace que el porcentaje de caída del PIB apenas fuera de 1 o 2 décimas del porcentaje de PIB.
    • Además, hoy en día las videoconferencias son mucho más viables (gracias al aumento del ancho de banda para las telecomunicaciones) que hace 9 años, por lo que esas reuniones tan importantes que tienen la Corte Suprema política y empresarial a diario (que, personalmente, nunca llegaré a entender porqué son tan importantes mantener con la facilidad que da la tecnología para hacerla de manera remota) no se han visto tan dañadas.

Estos datos demuestran que las economías son bastante más resistentes de lo que pensamos a estos sucesos exógenos de nuestra madre naturaleza. Y me pregunto yo, tras haber escrito este artículo, ¿tan dependientes nos hemos vuelto de los aviones? A mí esto me da pena…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: