¿Y qué pasa con los biocombustibles?

Hace poco salió a la luz una noticia cuando menos preocupante: al parecer Nestlé, vía su producto Kit Kat, está contribuyendo a arrasar con los bosques de Indonesia. No sólo es una mala noticia para Nestlé, que veía su imagen bastante lastrada (sobre todo a través de la difusión de este vídeo a cargo de Greenpeace), sino también en términos generales para la sociedad.

El vídeo es bastante explicativo por sí mismo: un trabajador de oficina que abre un Kit Kat (producto de Nestlé) y se encuentra el dedo de un orangután. Este vídeo, que parodia el anuncio del Kit Kat que tiene Nestlé en televisión, es un intento de Greenpeace de exponer al público como Nestlé compra aceite de palma (un ingrediente fundamental de la mayoría de sus productos) que es obtenido en los bosques donde habitan orangutanes en Indonesia.

Y es que la vida de uno de nuestros primos (la diferencia entre el ADN de los orangutanes y el ser humano/Homo Sapiens es sólo del 3,1%) no es fácil en Malasia e Indonesia, donde son nativos. Productoras como Sinar Mas, la mayor productora de aceite de palma de Indonesia, están debastando los habitats de los países megadiversos, violando incluso las leyes del país para así poder producir más.

Esta debastación de los bosques, no sólo daña el hábitat de seres vivos como el citado caso de nuestro primo el orangután, sino que además, se acompaña este saqueo con la destrucción de las ricas formaciones de turba que liberan CO2 (ayudando a que Indonesia sea el tercer país en cuanto a emisión de gases de efecto invernadero) y la deforestación y sus problemas derivados (eliminación ciclo hidrológico en la alimentación de flora y fauna con el agua retenida por árboles, mayor facilidad para el corrimiento de tierras, mayor erosión debido al arraste de partículas de suelo entonces hacia los lagos y ríos matando los animales que ahí habitan, etc.).

Y os estaréis preguntando qué tendrá que ver el kit kat con los biocombustibles que encabezaban este artículo. Pues tienen bastante relación. Y es que lo que en este caso se ha presentado como un uso culinario para un recurso natural, también tiene un uso industrial importante (sobre todo para producir biocombustibles), originando los problemas citados en el párrafo anterior.

Por ejemplo, en el caso del aceite de palma que nos ocupa, además de uso culinario, tiene un uso industrial importante en la producción de biodiesel. Este biocombustible, es uno de los que se ha venido proponiendo como producto sustitutivo de los tradicionales, como el petrodiesel o el gasóleo. Otro caso similar se da con McDonald’s y la soja en el Amazonas.

Los biocombustibles agrupan a aquellos derivados de la biomasa, esto es, organismos vivos con anterioridad  y sus respectivos desechos metabólicos (como podría ser el estiércol de la vaca). Los biocombustibles más desarrollados son el bioetanol y el biodiésel.

Parece clara, entonces, la relación que se produce entre la alimentación y ciertos combustibles empleados en el transporte. Y esto lleva a las siguientes cuestiones:

Y es que el papel de los Estados Unidos es fundamental en este mercado de los biocombustibles. Como comenté en uno de mis últimos artículos, aunque EEUU sólo produzca el 2% de su electricidad a partir del petróleo, es indudable su dependencia del oro negro, debido a que existe 1 coche cada 2 personas, combustible en su amplia red industrial, etc. Para EEUU es muy atractivo utilizar biocombustibles, ya que así menor dependencia tendrá de Oriente Medio, y podría limpiar un poco su imagen en lo que respecta a su contribución a los gases de efecto invernadero. Mientras EEUU lidere la producción mundial de bioetanol, los biocombustibles podrían representar un peligro para la alimentación mundial.

Si acompañamos estos datos con que el 40% de la cosecha de maíz mundial (elemento importante para la producción de etanol como biocombustible, pero también para el consumo humano, vacas y cerdos) está en EEUU, se deduce rápidamente que si se destina mucho de este maíz americano a producir etanol, la escasez alimentaria podría florecer de inmediato.

Y se ha puesto el caso del maíz como elemento para la producción de bioetanol en este caso, pero también hay otros alimentos que entran en conflicto como son la soja (China es otro importante jugador en el campo de los biocombustibles) o el azúcar (Brasil). Y es que el bioetanol, se puede obtener tanto de recursos ricos en almidón, como son los cereales (maíz, trigo o cebada) y los tubérculos (la patata entre otros), así como los recursos ricos en sacarosa (caña de azúcar o la melaza) y en celulosa (desechos forestales, por ejemplo). Muchos alimentos que en muchos países darían de comer no deberían ser destinados en grandes cantidades a la producción de biocombustibles.

Resulta también llamativo que estas materias primas se concentran básicamente en Asia, África y América Latina, casualidades de la vida, aquellas regiones donde más necesidades alimentarias existen a día de hoy. Y es que además, el uso extensivo de los biocombustibles ha originado a lo largo de los últimos años fuertes subidas en los precios de los alimentos, hasta del 75%.

En resumidas cuentas, hay que poner sobre la balanza las ventajas y desventajas que reportan los biocombustibles. Cara a la galería en los países desarrollados, está muy bien hablar de la producción de biocomustibles como medio de obtención de energía alternativa que dañe menos el medio ambiente (y más aún ahora que hay que cumplir con el protocolo de Kioto), pero hay que contraponer en la balanza las desventajas que aporta.

Como se comenta en este artículo, para llenar el depósito de un coche se necesita una cantidad de maíz equivalente a lo que necesita una persona para alimentarse un año. O, visto de otra forma, con lo necesario para llenar el depósito de combustible durante 2 semanas, se podrían alimentar 26 personas en un año.

¿No créeis que este coste social es suficientemente importante como para no apoyar el uso intensivo de biocombustibles? Yo creo que sí. ¿Se prefiere hacer más limpia la industria que produce 50 millones de coches al año, o dar de comer a esos 1.000 millones de personas que no tienen con qué alimentarse

Os dejo este sitio web donde se recogen multitud de noticias al respecto y este vídeo a modo de resumen de todo lo analizado en este artículo:

4 responses to this post.

  1. […] ¿Y qué pasa con los biocombustibles? [ alexrayon.wordpress.com ] […]

    Responder

  2. Posted by Germán on junio 14, 2010 at 1:11 am

    Buenas Alex, me gusta mucho tu blog, pero en este caso soy bastante contrario a lo que expones. Voy a intentar explicarme punto por punto, porque con lo que no estoy de acuerdo es con la idea de fondo, no con los hechos que expones.

    Primero, el aumento del coste de los alimentos en 2007 y 2008 se debe a un buen número de cosas de mayor impacto que la producción de biocombustibles, principalmente a la especulación en los mercados de materias primas. Creo que el problema de la desnutrición a escala mundial no responde a un número escaso de alimentos, sino a un mal mercado del mismo. Este es un mercado efectivamente de gran volatilidad, pero sobre todo por la especulación que sufre, más desde la crisis ya que se ha convertido en un refugio. Lo que debería hacerse es minimizar las actividades de especulación en este tipo de mercados.

    Adicionalmente, se dieron otros factores que también contribuyeron al aumento de precios de los alimentos (aparte de la producción de biocombustibles):

    – La inflación, históricamente impulsada por el precio del petróleo y el gas, y
    – El propio precio de petróleo y gas que aumenta el precio de fertilizantes (en gran parte derivativos del petróleo) y de la energía para la producción mecanizada de alimentos y su transporte.
    – Aumento de población en países en vías de desarrollo (sobre todo China) unido al incremento de su renta
    – Cambio de dieta en los países ricos que prefieren una mayor cantidad de carne y aumentan el consumo de productos agrícolas indirectos (forraje de los animales).
    – Disminución de las reservas globales de comida. En el pasado la mayoría de los países tendían a acumular reservas, pero debido al ritmo en que se podían producir (alimentos transgénicos) e importar (eliminación de barreras en las rondas de la OMC) se decidió disminuirlas.
    – Pérdida de zonas de cultivo debido a la erosión de la tierra, el agotamiento del agua, la excesiva urbanización o desastres climatológicos.

    De este modo, creo que se observar que el aumento del precio de los alimentos fue coyuntural y se debió a una mala organización de su mercado, a una mala previsión, y no a un problema de fondo. En el mundo los alimentos no escasean, nunca ha ocurrido, el problema siempre ha sido el desigual reparto del mismo. De hecho los precios descendieron drásticamente a lo largo del 2009, siguiendo la senda de otras de materias primas que nada tienen q ver con los alimentos como el petróleo, el gas, el carbón, el aluminio o el acero.

    En otro orden de cosas, la producción de alimentos va en línea con lo que un agricultor vaya a ganar con ello. De este modo, en los años anteriores a la crisis, el mundo vivió un exceso de producción que tiró los precios a la baja. En respuesta a ese movimiento de los precios los agricultores decidieron disminuir cierto porcentaje de esa producción de alimentos para destinarlo a otros fines (entre los que se encuentran los biocombustibles), pero volvemos a ver es un mal funcionamiento del mercado. En mi opinión en este punto lo que más daño hace son las enormes subvenciones que EEUU y Europa (la famosa PAC) dan a sus agricultores, que son los que crean esos excesos de oferta de una manera no competitiva, y de paso hunden a los países más pobres. La solución pasaría por una disminución o eliminación de estos subsidios, pero ya sabemos cómo se pone Francia o España con la PAC y tampoco me quiero imaginar las facilidades que encontraría Obama para abrir al libre mercado todos los campos agrícola del ultraconservador centro de los EEUU. Curiosamente es EEUU el mayor productor de biocombustibles a partir de materias aptas para el consumo (trigo, maíz), también tendrán que ver las ayudas que reciben estos productores, sin ellas estaríamos en un mercado más justo donde no compensaría tanto producir biocombustibles (como ocurre en España donde la producción es muy baja y no se vende nada porque todo se importa a EEUU y Argentina, que también subvenciona la colza, lo que no se entiende es por qué España si quiso impulsar la producción de biocombustibles no subvencionó el girasol, que había para dar y tomar y se dejó de cultivar por no ser rentable).

    Segundo, no todos los biocombustibles provienen de materias aptas para el consumo humano (sólo se menciona azúcar –que por cierto no ha tenido ningún problema de precio y en Brasil se viene usando como combustible desde hace muchísimos años por buscar una salida a su exceso de oferta-, maíz, soja y almidón), de hecho si se quitasen las subvenciones los más rentables (quizá los únicos) se producen con plantas/frutos no comestibles o con aceites reciclados (lo que se recoge en el McDonalds y demás grasas animales etc.). En España mayoritariamente se producen con aceite de palma y aceite usado, éste último ha sido el único eficiente en los últimos años por el precio desorbitado del aceite (aquí sí que influye directamente la producción de biocombustibles), a no ser que el productor sea también el aceitero. A su vez, el precio de este aceite reciclado también es inferior al de la soja y la colza, los otros productos aptos para la alimentación que se emplean en España.

    En cuanto al aceite de frutos no comestibles yo no conozco mucho, pero sé que en países como Brasil se están usando un par de plantas, conozco la jatofra que es una planta que se puede encontrar en la zona de mato de Bahía o en la zona preAmazónica de Mato Grosso (más grande en extensión que Francia y España juntas). Los frutos de esta planta no se comen, de hecho no se usan para nada, pero mezclándolo con etanol y gasóleo el coche anda. Si todavía estos productos no son muy conocidos es porque aún no se ha conseguido una producción masiva de los mismos, pero ya empiezan a ser rentables y en unos años se extenderán. De este modo, subvenciones aparte, son los materiales no comestibles los que resultarían y resultarán más rentables en la elaboración de los biocombustibles.

    Tercero y último, los biocombustibles, tienen muchas ventajas medioambientales. En este punto no me voy a explayar, y más después de la chapa que estoy metiendo, pero todo lo que sea disminuir la dependencia de combustibles fósiles suma. Si a esto le sumas que en muchos casos hablamos de sacar energía de plantas que contribuyen a expulsar oxígeno pues más que mejor.

    Concluyendo, abogo radicalmente por el uso de biocombustibles, si bien su producción no debe estar sustentada en subvenciones (porque coincide que en este caso no están siendo positivas, no porque me niegue al uso de las mismas), debe ser tenida en cuenta para ajustar la oferta de alimentos, y sobre todo, tiene que estar acompañada por una regulación de los mercados de alimentos (como todo el sistema financiero en general, pero esa es otra historia).

    Un abrazo Alex.

    Responder

  3. @German: ¡qué bueno que viniste! Y gracias por las palabras hacia el blog. Lleva su curro documentarse y demás, pero la verdad es que también luego tiene sus satisfacciones, como que hayas acabado (desde Brazil incluso🙂 leyendo mis artículos.

    Pasemos a analizar:

    – Estoy de acuerdo en que hay muchos otros factores (sobre todo especulativos) que propiciaron la subida del precio de los alimentos. Pero, de todo lo que investigué, creo que los biocombustibles tenían mucho que decir. No afirmé en términos absolutos que era la principal razón, sino que una más. Está claro que la inflación, y sobre todo, los efectos demográficos (que siempre son los principales factores en la economía), tienen mucho más que decir.

    – Ojo, quizás ahora mismo los recursos no escaseen, pero he leído una gran variedad de informes que alertan sobre los problemas que pueden traer el crecimiento demográfico de la sociedad (proyecciones de 10.000 millones de personas para el 2040) con la igualdad de recursos. Recordemos que los recursos no se reproducen (si podemos considerar que lo hacen) al mismo ritmo que las personas, por lo que problemas de escasez habrá, y más acentuados aún, por la inequidad en su reparto que señalas.

    – Ya, sobre las PAC ya escribí un artículo sobre ello (https://alexrayon.wordpress.com/2010/03/12/el-sector-agricola-no-goza-de-libertad-economica/). Ahora vete tú a donde un agricultor de Andalucía y Extremadura y diles que les vas a quitar dicha subvención…

    – Fíjate en el artículo anterior que escribí donde hablé de las subvenciones que daba EEUU al algodón frente a Brazil, que había puesto el grito en el cielo por ello. Totalmente de acuerdo en lo que señalas.

    – No conocía todas las alternativas de producción de biocombustibles que señalas, así que 1000 gracias por explicarlas🙂

    – Desde luego que los biocombustibles son más interesantes que quemar petróleo, pero, ¿el fin justifica los medios? Eso es un poco lo que sacaba a debate en este artículo

    – Nada de chapas, gracias por la grandísima explicación que has dado.

    Otro abrazo para vos German, y ya sabes, cualquier crítica o grandes comentarios como éste, siempre serán bien recibidos🙂

    Que te vaya de luxe por allá brother😉

    Responder

  4. Interesante artículo que acabo de leer sobre la producción de bioetanol en Brasil a partir del azúcar, y la posibilidad de que llegue a representar en el mix-energético casi 1/3 en el futuro

    http://www.economist.com/node/16952914?story_id=16952914&fsrc=scn/tw/te/rss/pe

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: