Los hedge funds para todos los públicos

Dado que son varias personas ya las que me han pedido que trate un poco más el tema de los hedge funds, escribo este artículo que viene a ser la continuación de lo que en su día expliqué sobre esa especie de juego al azar al que se estaban dedicando ciertos inversores.

Últimamente se está hablando mucho sobre los hedge funds, esos inversores que tanto daño parece están haciendo a la economía europea en general. Pero, ¿se sabe realmente qué hacen o cómo operan estas personas? Expliquémoslo. Pero, expliquémoslo para todos los públicos, que para tecnicismos están las enciclopedias y los políticos.

Y para romper el hielo, expongamos dos titulares de hace pocos días que ya resultan bastante explicativos de por sí:

Si os apresuráis a buscar por Internet la descripción o explicación de un hedge fund os vendrá algo así como que es un fondo de inversión libre. Estoy de acuerdo con ello, pero creo que bajo ese nombre se esconde mucho. Básicamente su actividad se describiría como una serie de gestores, que se reúnen, crean una organización que llaman fondo de inversión y empiezan a jugar con dinero.

¿Qué dinero? Dinero que aportan inversores que no quieren invertir por ellos mismos, sino que prefieren dar su dinero a unos gestores expertos que en teoría sabrán dónde invertir este dinero para sacar la máxima rentabilidad del mismo.

Pero estos fondos de inversión, tienen un apellido, que es “libre”. Es decir, que tienen alguna “peculiaridad” en comparación con los fondes de inversión de toda la vida. Quizás sus 2 características más importantes (y las que los diferencian de los fondos de inversión generales) son su opacidad y su riesgo al invertir:

  • Opacidad: no están sometidos a regulación alguna, por lo que no deben informar a ningún organismo de vigilancia (como pudiera ser la Comisión Nacional de Competencia o la Comisión Nacional del Mercado de Valores en España) de la correcta actuación de sus actividades. La consecuencia de esto es que no se ven obligados a informar de lo que hacen (algo que para las empresas que cotizan en bolsa es obligatorio, por ejemplo).
    Aunque quizás esto cambie, ya que Bruselas parece que por fin se ha dado cuenta que estos fondos de inversión libres están haciendo mucho daño en los mercados financieros. Vaya, que quizás vaya siendo hora que se vuelvan más transparentes y estén mejor regulados.
    No estoy yo muy convencido de ello. Los hedge funds principalmente operan en la City de Londres y en Wall Street de New York (básicamente porque allí se les permite campar a sus anchas). ¿Se atreverá la presidencia europea de turno (la española, socialista) a tocar a Londres (laborista = socialista) justo antes de las elecciones de Mayo en el Reino Unido? ¿Se atreverán a regular la actividad en Wall Street sabiendo que desde EEUU ya han calificado esto como una medida proteccionista? Permítanme mi escepticismo. De momento no hace más que aplazarse la decisión.
  • Riesgo: esta característica se deriva básicamente de las actividades de inversión que realizan (que no están permitidas en los fondos de inversión tradicionales): venta al descubierto o naked short selling (lo explicado aquí), compras a largo (comprar algo con la intención de venderlo, ¿quién haría esto de manera arriesgada? Pronto lo veréis…), empleo de derivados financieros (esto no suena bien, y menos si hablamos de CDO, MBS, Syntetic CDO, etc.), compras con apalancamientos importantes (mucho volumen de deuda), etc.

Y veamos un ejemplo real para explicar todo esto. John Paulson, famoso inversor hedge fund fundador de Paulson & Co. con una fortuna valorada en 12.000 millones de dólares que asentó gracias a la crisis “subprime“.

Hace 5 años, en plena fase de efervescencia de la burbuja inmobiliaria en EEUU, Paulson gestionaba más de 2.000 millones de dólares de sus inversores. Y no hacía más que preguntarse: ¿Hay alguna burbuja donde vender a corto? Vender a corto, ya sabéis, vender algo que ni siquiera posees.O, ¿hay alguna explosión de burbuja para comprar a largo? Comprar a largo, ya sabéis, comprar algo dentro de un tiempo.

Paulson y su equipo, recurriendo a dichas preguntas, se dieron cuenta que el mercado inmobiliario manejaba unos precios que se habían venido disparando. Entre 1975 y 2000, teniendo en cuenta la inflación, los precios inmobiliarios habían subido un 1,4%. Sin embargo, de 2000 a 2005, aumentaron el 7%. Paulson se dio cuenta que los precios deberían caer un 40% para volver a su línea histórico de precios.

¿Cómo aprovecharse de la formación de esta burbuja realizando inversiones de riesgo dentro de su hedge fund? Se les ocurrió realizar compras de CDS (Credit Default Swaps), la feliz idea de comprar unos seguros contra el impago de créditos (CDS) a largo. Es decir, comprarían hoy éstos seguros con el objetivo de venderlos en el futuro. ¿Cuándo? En el momento de la explosión de la burbuja, cuando su valor fuera mucho mayor que el actual.

Quizás os suene este tipo de operaciones. Hablé sobre ello en el artículo de “La Quiniela de los conspiradores”. Lo que pasa que aquí era una venta al descubierto  o naked short selling. Es decir, aquí, se vendía algo a plazo, esperando que su valor bajase. Aquí es la posición contraria, ya que también es una operación de futuro, pero confiando en que algo suba de valor, en lugar de que baje.

¿Pero qué son estos seguros contra el impago de créditos? Hagamos una analogía. Imaginemos que en vez de seguros contra el impago de créditos son seguros contra accidentes de coche de toda la vida. Cuando vosotros adquirís una poliza de seguro, estáis intentando tener una garantía de que si os pasa algo, habrá una contraprestación económica por ello. Es decir, una garantía. Garantía que tiene sentido adquirir, si tienes un coche y lo conduces habitualmente. ¿Os imagináis adquirir un seguro sin ni siquiera poseer carnet de conducir?

Vale, pues empezar a imaginároslo, porque es justo en lo que consiste una posición larga o corta de éstas. Como los derivados financieros con las operaciones de especulación (esperar que algo suba o baje de precio para beneficiarse de ello) y las operaciones de cobertura (alguien compra algo con la intención de venderlo en el futuro asegurándose un precio hoy para la venta futura del mañana). Es decir, “especular” o “cubrirse” sin importar nada qué es con lo que se está especulando o cubriéndose. Triste pero cierto.

Y es que la idea es la siguiente. Normalmente estos seguros CDS contra el impago de un crédito (que en una operativa de mercado normal la adquiriría un banco si cree que ha concedido un préstamo a un cliente del que duda mucho) deberían ser adquiridos si concedes préstamos (bancos, cajas, cooperativas de crédito, etc.). Pues bien, ¿si os digo ahora que estos CDS los puedo comprar hasta yo que me dedico a dar clase para luego venderlos en el mercado cuando tengan más valor?

Paulson y sus socios se dieron cuenta que en medio de esa burbuja de precios inmobiliarios, estos seguros valdrían menos de lo que podrían valer en caso de estallar la burbuja (que es lo que pasó). Bajo esta hipotesis, los bancos que hubieran concedido préstamos a clientes insolventes se pelearían por tener estos seguros.

Es decir, metieron el dinero de los inversores de este fondo de inversión libre Paulson & Co. en comprar masivamente (llegaron a comprar hasta 25.000 millones de dólares) seguros que cubrirían los impagos de hipotecas basura (los bancos los necesitarían cuando empezasen a ver que sus clientes no les devolvían el dinero).

Y es que estos fondos de inversión, como libres que son, pueden comprar a largo (CDS que subirán de valor como la espuma cuando la burbuja inmobiliaria estalle), vender a corto (deuda griega que bajará de valor debido a la crisis económico-financiera que sufre), especular con divisas (euro que parece se verá afectado por la caída de países como Grecia, España, etc.), etc. Qué miedo la verdad…

Paulson ganó 4.000 millones de dólares apostando contra el sector inmobiliario de EEUU. Es decir, sacó oro de las hipotecas basura. En su día le tomaron por loco por comprar tantísimos millones en unos seguros contra impagos de clientes que cuando aquello todo el mundo veía como solventes. En 2007, su cuenta personal era aproximadamente de 4.000 millones de dólares, la retribución única anual más voluminosa de la historia de los mercados financieros.


Soros y varios ‘hedge funds’ fueron a por el euro: apuestan por la paridad con el dólar, según WSJ

2 responses to this post.

  1. […] Los hedge funds para todos los públicos [ alexrayon.wordpress.com ] […]

    Responder

  2. […] etanol es EEUU. ¿Podríamos sentirnos tranquilos de dejar en manos de un mercado especulativo que negocia seguros contra el impago de deudas aún sin poseer ésta o futuros beneficios que pueda obtener una película? El hecho de concentrar esta producción de […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: