¿Estamos ante una crisis económica o financiera?

En medio de esta cruzada que es la corrección de exámenes, he decidido tomarme un respiro. Pero claro, en este primer año de trabajo en la universidad, los respiros ya por costumbre se están convirtiendo en empezar otras nuevas tareas. Así que me he puesto a preparar las transparencias para el Segundo Semestre, donde voy a impartir de nuevo dos asignaturas: Contabilidad General y Sistemas de Control de Gestión, ambas para la Ingeniería Técnica en Informática de Gestión.

Y preparando los primeros temas de Sistemas de Control de Gestión, se me ha ocurrido que lo primero que les dejaré claro al empezar el semestre es la diferencia que hay entre los adjetivos económico y financiero. Y más aún ahora con esto de la “crisis financiera” o “crisis económica” (que ya he comentado en alguna ocasión que a mí me gusta más llamarla crisis de ética). A ver, ¿estamos hablando del mismo concepto? ¿es indistinto calificar a la crisis que sigue azotando a la economía mundial como financiera o como económica? No, hay diferencias, y es importante conocerlas además.

La confusión no sólo viene ahora con esto de la crisis. Es bastante usual dentro del mundo empresarial oír conversaciones o comentarios como: “Tengo problemas económicos” o “Tengo problemas financieros”. Esto me va a servir como entrada para la explicación que empiezo ahora.

  • Cuando hablamos en términos económicos nos referimos a si una empresa o un estado (que para simplificar, y para hacer alusión tanto a empresa como estado juntos denominaré a partir de ahora organización) gana o pierde dinero. Es decir, si el resultado del ejercicio (última línea de la cuenta de resultados) de la organización es positivo (ganancia) o negativo (pérdida).
    Sin embargo, aquí hay un importante factor a denotar. ¿En la cuenta de resultados de una empresa se recoge el momento en que entrará o saldrá dicho dinero? No. Esto se debe al principio de devengo, principio de contabilidad generalmente aceptado que básicamente dice que los ingresos y gastos de una empresa (lo que se recoge en la cuenta de resultados) se deben contabilizar tan pronto se conozcan, independientemente de cuándo entre o salga ese dinero en la empresa.
    Es decir, que si yo me dedico a vender bicicletas (empresa) o a recaudar impuestos (estado), los anoto como ingreso en la cuenta de resultados, aunque ese dinero quizás no me llegará hasta dentro de varias semanas o meses.
  • Sin embargo, cuando hablamos en términos financieros, sí que se hace referencia al instante en que entra y sale dinero de la caja (cuando los contables mencionan “caja”, esto se refiere al dinero líquido, que puede estar también en bancos, en definitiva) de la empresa. Es decir, al momento en que se realizan los cobros y los pagos.
    Siguiendo con el ejemplo de la empresa de bicicletas o del estado, estaríamos hablando del momento en el que el cliente me paga por las bicicletas que le he vendido, o el contribuyente hace la declaración de la renta para pagar sus impuestos.

Nótese, por lo tanto, la diferencia entre ecónomico y financiero. El primero hace referencia a ingresos y gastos (transacciones que generarán un beneficio o pérdida a la organización, pero sin tener que sacar o meter dinero en la caja de la misma) y el segundo a los cobros y pagos (cuando ya sí que hay movimientos en caja, sacando y metiendo el dinero correspondiente).

En definitiva, ¿estamos ante una crisis financiera o económica? La respuesta es que estamos sufriendo ambas, ya que la interconexión es clara, como podéis intuir. En realidad, es importante matizar que la causa original fue la crisis financiera (el epicentro de todo el meollo), que luego desembocó en una crisis económica. Me explico.

La crisis financiera se originó por la bajada de los tipos de interés en EEUU tras la burbuja .com, los problemas de liquidez (dinero en caja y bancos de diferentes instituciones financieras, Lehman Brothers, Bear Stearns, AIG, etc.) y la pérdida de valor que experimentaron los famosos paquetitos MBS (“fondos estructurados ¿garantizados?” que se vendieron por el mundo respaldados por hipotecas concedidas a NINJAs). Estos servicios de inversión, hipotecas, etc., comenzaron a quedarse sin dinero en mano (es otra forma de decir, dinero en caja o en bancos), por lo que lo tenían dinero al que recurrir para pagar sus obligaciones de pago. Es decir, hubo un problema financiero.

Claro, ello desembocó en un grave problema económico, ya que estos problemas de liquidez desembocaron en un descenso de la producción (las empresas no tenían dinero que poder solicitar para producciones a escala porque las instituciones financieras no se los podían dar), lo que conlleva a una disminución de los puestos de trabajo por no haber trabajo, que a su vez provoca que la gente sin trabajo consuma menos (luego menos demanda), etc. Es decir, el famoso círculo de la economía. ¿Resultado? Todas las variables económicas (empleo, PIB, consumo, inversión, inflación, oferta, demanda, ahorro, etc.) caen en picado, luego aparece una crisis económica.

Esto traducido al día a día de España, por ejemplo (ya sé que pongo siempre el mismo ejemplo, pero es que por desgracia es muy explicativo) se resume en: más paro, menos cotizaciones a la Seguridad Social, pocos ingresos del Estado en concepto de impuestos (que es básicamente el dinero que gana un país), dificultad para mantener el gasto público para no dañar aún más el ya maltrecho déficit (que en España ya es bastante alarmante que esté alrededor del 10%), desconfianza, la oposición critica pero no ofrece soluciones, el diálogo social no saca adelante una reforma del mercado laboral, etc. En fin, seguiría hasta mañana, pero ya me estoy entreteniendo🙂 Es que es ponerse a hablar de España y no parar…

Y ahora estamos en la de siempre, ¿hemos dejado de lado la crisis financiera, la crisis económica o ninguna de las dos? No soy ni mucho menos experto en la materia, pero como dije el otro día, el que presuma de serlo, me parece que se equivoca, ya que todo es bastante incierto, por lo menos en mi opinión….

6 responses to this post.

  1. Buena forma de matizar la diferencia entre económico y financiero, son dos conceptos tan estrechamente relacionados como has comentado, que pueden llevar fácilmente a la confusión.

    Responder

  2. Posted by Unai on enero 28, 2010 at 9:06 pm

    Interesante la diferencia, me olía que los tiros ivan por ahí, pero no estba seguro… A ver si este semestre podemos ir los de B a tus clases, aunque por lo wue ví a primera vista parece que a partir del cambio de horario no vamos a poder..😦

    Responder

  3. @Burning: el próximo día en clase ya tendrás algo sabido🙂

    @Unai: quizás Esti os explique la diferencia, yo creo que es importante, porque continuamente se hace alusión a ello, y muchas veces, el problema para entender una asignatura es que ni siquiera se están entendiendo los conceptos base. De ahí que muchas veces explique cosas básicas…

    Responder

  4. Posted by YO (no tengo futuro) on enero 29, 2010 at 12:18 pm

    Tanto si hablamos en términos económicos como financieros, para mi el verdadero asunto es si realmente hay algún tipo de futuro en este sistema.
    Si la base desde donde se construye es correcta

    Mi respuesta es: No hay futuro.

    Por consiguiente me formulo de inmediato un par de preguntas:
    ¿Por qué hay que acabar con este sistema?
    ¿Ha sido siempre este sistema un peligro para la humanidad?

    Cuando se hundió el bloque ruso –mentirosamente presentado como “comunista”- todos los ideólogos, políticos, sindicalistas etc., nos repitieron hasta la náusea que el capitalismo era el “único mundo posible”, el entonces presidente USA prometió “un nuevo orden de prosperidad y paz”.
    El actual (-premio de: la paz con sangre se logra-) prometió el cierre de Guantánamo y mil chorradas más.
    Hoy, un buen número de jóvenes y no tan jóvenes, tenemos dudas cada vez más fuertes sobre ese aserto y pensamos que este sistema social entraña peligros cada vez más graves para la existencia humana.
    1. El desempleo, la precariedad en el trabajo, el endurecimiento de las condiciones laborales, la pobreza, la vivienda imposible de pagar, la eliminación acelerada de las prestaciones sociales etc., se generalizan en todos los países.
    El capitalismo no lleva a un “nuevo orden de prosperidad” sino a un desorden espantoso de miseria, pobreza y sufrimientos.

    2. La guerra golpea un buen número de países y su proyección –los atentados terroristas de masas- traslada sus estragos a las poblaciones de países centrales como Gran Bretaña, USA o España. La barbarie cotidiana de Irak desmiente el eslogan de un “nuevo orden de paz”, bajo el capitalismo la perspectiva es un caos sangriento de guerras sin fin.

    3. La humanidad está sufriendo una fuerte destrucción medioambiental, producto de la crisis sin salida del capitalismo y del carácter irracional y anárquico de su régimen de producción. Pese a Protocolos como el de Kyoto o Conferencias “mundiales” de políticos anormales, la política de los gobiernos, la búsqueda desesperada de ganancias, preparan desastres en cadena amenazando con arruinar las bases mismas de la producción humana.

    4. Sí el Estado es en todos los países la dictadura del Capital, los países que ocultan tal dictadura bajo la máscara de la democracia se vuelven cada vez más represivos y no tienen reparos en justificar la tortura, el asesinato a sangre fría, el control policial, la esclavitud de las masas por medio de los estados de opinión más absurdos..(Paródia del señorito Aznar: hay armas de destrucción masiva en irak, yo las he visto, tocado y follado….)

    5. El capitalismo provoca la destrucción cada vez más profunda de los lazos sociales entre los seres humanos, las tendencias cada vez más violentas al nihilismo suicida (encarnadas por esos kamikazes que hacen explotar las bombas que llevan al cinto para matar de forma indiscriminada decenas de semejantes), a los enfrentamientos irracionales, a los odios xenófobos, a toda clase de prácticas gangsteriles.
    Todo lo cual muestra una sociedad que ha perdido la brújula.
    Bajo el capitalismo, como ya dijo en el siglo XVII Hobbes, “el hombre es un lobo para el hombre”, pero hoy, esas tendencias están llegando al paroxismo encerrando una amenaza grave para la convivencia humana.

    Creo que PARA QUE LA HUMANIDAD PUEDA VIVIR EL CAPITALISMO DEBE MORIR. Pero yo no se como hacerlo os lo juro.

    2.- ¿Ha sido siempre el capitalismo un peligro para la humanidad?

    Como dijo Carlos Marx “el capitalismo nació en el lodo y en la sangre”. Al ser una sociedad de clases y basarse en la explotación del hombre por el hombre supura por todos sus poros violencia, injusticia y opresión.
    Sin embargo, el capitalismo tuvo una fase progresista en la cual contribuyó a que la humanidad se liberara del aislamiento localista, de las técnicas de producción arcaicas, del sometimiento a la arbitrariedad y el despotismo de príncipes, curas y reyes.
    El capitalismo forjó el mercado mundial, instauró técnicas de producción sociales y, sobre todo, formó en sus propias extrañas una clase explotada.
    Esa fase progresista se acabó a principios del siglo XX cuando el sistema alcanzó sus límites históricos.
    El siglo XX ha sido el de las peores guerras de la historia humana, el de las expresiones más monstruosas de la dominación estatal, el del cinismo y la manipulación más descaradas, el del contraste más radical entre, por un lado, un desarrollo potencial de las capacidades productivas de la humanidad y, de otra parte, la explosión de las peores lacras de todo tipo: enfermedades, guerras, matanzas, hambrunas, miseria, degeneración moral, catástrofes ecológicas, climáticas, habitacionales…
    En el siglo XIX, el capitalismo –pese a los tremendos sufrimientos que causó- era un sistema social progresista; en los siglos XX y XXI se ha convertido en un sistema reaccionario que multiplica los sufrimientos y lleva la humanidad a la destrucción.

    Lo mire por donde lo mire, no hay por donde cogerlo…pero siempre nos queda la TV por cable, el preservativo multiusos y mirar hacia otro lado…

    Un saludo

    Responder

  5. […] y aquellos dónde la crisis financiera (aconsejo leer este artículo que escribí para saber qué es  esto de una crisis financiera) ha actuado con mayor dureza en los últimos años (España, Portugal, Irlanda y Grecia, los PIGS […]

    Responder

  6. […] es una burbuja? Si algo ha traído la crisis, son palabras de moda. No se le escapa a cualquiera ahora decir: “es que con esto de la […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: