La innovación no sólo es sacar un nuevo iPhone o ser el nuevo Google

Últimos días de clase de 1º de Grado en Ingeniería en Organización Industrial. Estábamos tratando el último tema de Contabilidad y Finanzas (Valoración de empresas) y en un momento dado se me ocurrió (dejo parte de mis ponencias en clase a ideas que se me ocurran al instante, ya que creo que la improvisación a veces viene bien) hablarles sobre el modelo de trabajo que tiene Google. Les llamó mucho la atención cuando les hablé sobre los columpios, sofás, etc. que tienen en las instalaciones para fomentar la incubación de ideas. Pero les llamó aún más la atención cuando les dije que Google dejaba el 20% del tiempo de trabajo de sus trabajadores a los propios proyectos personales de los empleados.

Y les dije, que me parecía una buena forma de fomentar la innovación. A todo esto, me salta un alumno: “Va, eso funciona en Google que ya han inventado cosas, pero creo que aquí no funcionaría porque está todo inventado“. ¡Menudo disgusto! Obviamente mi reacción fue bastante serena, tratando de explicarle que siempre hay pequeños nichos en los que poder innovar, el mercado evoluciona, continuamente aparecen nuevas ideas, etc. Pero, pensándolo fríamente, seguro que más de uno tiene eso en la cabeza. Que ya hay poco que inventar/innovar.

Así que pensé en su día, que si algún día tenía un blog (premisa cumplida), escribiría que innovar (eso de aplicar nuevas ideas para aumentar la productividad de algo/alguien) no sólo es sacar un nuevo iPhone o sacar un nuevo mega-buscador como Google.

Se puede innovar tanto a nivel de proceso, como de producto o de gestión empresarial. Pero no vengo hoy a hablar de ejemplos de productos o procesos, sino de algo que denominaré innovaciones alternativas. ¿Por qué me parece interesante presentar estas alternativas? Porque creo que deben ser conocidas por todo el mundo, ya que el emprendizaje es para mí una de las alternativas que más infravalorada está en términos generales, principalmente porque se cree que no tiene salida y que siempre es más cómodo ir a la consultora de turno. Así que, ¡todos a pensar en cómo emprender e innovar después de leer todo esto :-)!

Y aquí va una serie de ellas que conozco, o cuando menos, tengo en la cabeza:

  • Upcycling: es un término que hace poco incluso salió en Público, en este enlace. Es un término que define reciclar materiales, revalorizando estos desperdicios de forma que se obtenga un producto de mayor valor añadido que los desperdicios en sí. A ver, menos definiciones de político Alex y pon un ejemplo. ¡Marchando! El ejemplo que comenta el artículo de Público es interesante. Dos bomberos retirados, que se dedican a reciclar las mangueras que empleaban para apagar incendios, transformando estas mangueras en bolsos o carteras. Así de sencillo. Transformar un material que ya no serviría para la función para la cuál fue manufacturado, convirtiéndolo en algo útil de nuevo.
    ¿Se te ocurre algo parecido Alex? Sí, de hecho participé en un proyecto upcycling en EEUU, en un máster sobre gestión de la exportación que cursé. Reciclar neumáticos usados para la construcción de carreteras. Básicamente el proyecto que desarrollamos para el máster, fue proponer que en lugar de emplear el alquitranado de toda la vida, usar neumáticos ya usados (spare tyres, que de otra forma iban a ser quemados, emitiendo CO2, etc.), rellenándolos con piedras firmes y bien sólidas, para formar una base equilibrada y firme (juntando muchos neumáticos y que por fricción entre ellos otorguen la firmeza del terreno) para el tránsito de vehículos. ¿Me explico? Si algo no entendéis, feel free to ask🙂
  • Pop up stores: como podéis ver en este vídeo de una noticia de La Sexta (esto de empezar a reproducir un vídeo de manera activa sin que el usuario intervenga a mí me saca de mis casillas, ya lo decía Txipi en su presentación sobre Licencias, cultura remix y multimedia en la red), básicamente se trata en innovar en la distribución, montando tiendas y exhibiciones efímeras. Con esto se consigue que el cliente no aborrezca una marca o una tienda, sino que cada día pueda conocer nuevos productos, servicios, marcas, etc. Es decir, y tal y como explican en el vídeo, montar una tienda por dos días, de forma que simplemente por lo novedoso de la idea y efectos de marketing, el cliente muestre interés por la tienda.
    ¿Se te ocurre algo al respecto Alex? Sí, me parece una idea interesante por ejemplo para centros comerciales, canales de distribución que concentran muchos clientes a diario. Si por ejemplo en un centro comercial hubiera un local que rotase cada 2 ó 3 días  los productos que expone (por ejemplo se me ocurre que cada día se muestren artículos de procedencia diversa, ya que en España gusta ahora mucho eso de lo exótico), creo que despertaría mucho interés de todos esos que van a un centro comercial a “pasar la tarde” (esta es la nueva sociedad).
  • Live shopping: esta es una alternativa que me gusta mucho. Y más ahora que se está empezando a trabajar fuerte en los supermercados virtuales que comparan productos de varios distribuidores simultáneamente para aconsejarte dónde te saldrá más económico comprar un determinado producto (aconsejo conocer el buscador MySupermarket del Reino Unido, ya que en España aún no existen🙂, ejem ejem, y luego me dicen que ya está todo inventado…).
    Básicamente la idea consiste en vender, a través de Internet por ejemplo, un único producto durante 24 horas al mejor precio. Es decir, básicamente consiste en detectar qué producto ofrecer para que el cliente lo vea como una oportunidad que no puede dejar escapar ese día. Más información, por ejemplo aquí (por cierto, para los interesados en la innovación, nada mejor que Infonomia, entren y vean…).
    ¿Alguna aplicación Alex? Claro, ya veis que me encanta darle vueltas a la cabeza. Me parece interesante para productos de alto valor añadido (la gente no va a buscar un live shopping para la leche por ejemplo), que la gente compra muy de vez en cuando. Yo creo que se podría montar algún portal web que cada día ofreciese un producto tecnológico, deportivo, etc., con una rebaja considerable, acorde al momento (esquís en Noviembre, para “robar” clientes a tiendas habituales, ordenadores antes de inicios de curso, etc.).
  • Innovaciones disruptivas: introducido por Christensen en su libro The innovator’s dilemma de 1997, el concepto de innovación disruptiva se contrapone al de innovación evolutiva. Esta última innovación es en la que un fabricante introduce sucesivas innovaciones evolutivas en el diseño de sus productos/servicios. Es decir, se trata de añadir sobre lo existente, no romper lo que había y sacar algo que literalmente “rompa” el mercado.
    Esto último es justo lo que hace una innovación disruptiva. La tecnología VoIP (básicamente llamadas de voz gratis vía Internet, usando software como Skype o Google Voice, por ejemplo) es un claro ejemplo. De hecho, cuando aparece una innovación disruptiva, las empresas líderes suelen ignorarla, ya que piensan que no supone una amenaza seria. Esto le pasó a la tecnología VoIP, hasta el día de hoy, cuando ha sido incluída hasta en el Nexus One de Google, provocando el “miedo” general en las todopoderosas empresas de telecomunicaciones.
    ¿Vez alguna innovación disruptiva actualmente? Hombre, esto es difícil, como todo, no dejará de ser una opinión más lo que diga ahora, pero creo que tecnologías inalámbricas de comunicación de corto alcance como TransferJet, RFID (tecnología de la que hablé en clase de Finanzas de la Empresa en Deusto, ya que tiene muchas aplicaciones en la gestión empresarial, en el sector de la logística concretamente) o NFC darán mucho de que hablar en el futuro.
    Estas tecnologías, que permiten su incorporación a los dispositivos móviles para poder pagar por ejemplo con el móvil el metro o la entrada a un evento deportivo, ya están comenzando a emplearse en el día a día en Japón. ¿Qué está pasando en el resto del mundo? Todavía no está desplegado, veremos qué pasa en los próximos meses…
  • Trickle up innovation: esta alternativa es otra de las que más me fascinan. Tiene mucho que ver con el flujo de conocimiento. Mientras todos los que vivimos en países desarrollados pensamos por regla general que nosotros generamos el conocimiento y éste fluye hacia los países en vías de desarrollo (es decir, innovamos en los países desarrollados, y transferimos nuestras ideas a los países en vías de desarrollo), la realidad a veces es distinta. De ellos también podemos aprender.
    Muchas veces, la escasez de recursos agudiza el ingenio, y productos/servicios que en estos países se tienen que desarrollar con menores costes de producción por imperativo legal, a veces también pueden resolver problemas del primer mundo. Y si no que se lo digan a Danone con su ecopack que ahora vende por todos los Carrefour de Francia (se originó en Bangladesh, donde Danone tiene alguna fábrica, y al carecer de materiales para los envases tradicionales, tuvo que empaquetar los yoghurts con materiales reciclados).
    O, los móviles con 2 tarjetas SIM. ¿Sabíais que esto comenzó en África? Sí, dado que allí no tienen recursos para que 2 familiares tengan 2 móviles distintos, a alguien se le ocurrió vender móviles de bajo coste que encima pudieran gestionar 2 líneas de teléfono. Ahora esto se ha puesto de moda, para gestionar en un mismo terminal la línea de trabajo con la personal. Otra trickle up innovation
    ¿Alguna otra que se te pueda ocurrir Alex? No lo sé, principalmente porque apenas he visitado países en vías de desarrollo. Pero sí que hay un emprendizaje social que veo con futuro en Europa sobre todo, con los problemas que está atrevesando el campo y la agricultura en los últimos tiempos. Hablo de las comunidades de cosecha o movimientos comunales para la agricultura, como pueden ser los kibutz judios, por ejemplo. Ese trabajo colectivo creo que podría ofrecer una solución para la crisis actual…
    Vale, ya sé que Israel no es un país en vías de desarrollo, pero mi colega nepalí Ramesh siempre me hablaba de estas prácticas de comunidad en su natal Nepal, y que producía mucho éxito, hasta el punto de vivir del mantenimiento de campos conjuntos ciudades de hasta 5.000 habitantes. Podría ser una solución para muchos pueblos andaluces por ejemplo (aunque tengo constancia de la existencia de alguna comunidad allí).

Me parece interesante exponer este artículo en los tiempos que vivimos, cuando todavía hay gente y lobbys que defienden modelos de distribución arcaicos simplemente porque obtienen de él un mayor interés personal que cambiando el modelo de negocio… Creo que ya sabéis a qué me refiero

En fin, ¿os he despertado un poco el gusanillo por la innovación? Espero que sí😉

9 responses to this post.

  1. Posted by Unai on enero 18, 2010 at 5:16 pm

    Hablando de RFID, sabes que hay chips implantados que se comunican por RFID para pagar en algunos sitios, aparte de otras cosillas?

    Innovar mola, pero el problema son las ideas, yo llevo meses haciendo braiinstorms sobre un par de prjectos que quiero hace pero de momento no tengo nada bueno…

    Responder

  2. @Unai: Sí, sí que los conozco. De hecho en el mundial de Alemania del 2006, ya se utilizó de manera experimental el pago a través de estos chips (que muchos de ellos fueron integrados en dispositivos móviles) a la entrada de los estadios de fútbol. Lo cito fugazmente en el artículo también🙂 En Japón se utiliza mucho para pagar en metros (en vez de usar el Creditrans), comprar refrescos en máquinas expendedoras (en vez de llevar monedas sueltas), etc.
    Sobre el emprendizaje, ya lo hablaremos cuando terminéis exámenes, do not worry🙂

    Responder

  3. Posted by xpander001 on enero 18, 2010 at 6:03 pm

    Lo de las tiendas Popup me parece un método super eficaz de aumentar ventas, más en una sociedad que invita a consumir. La cantidad de veces que cualquiera de nosotros queremos comprar algo y no lo compramos por el pensamiento ese de “Ya lo compraré, total, no creo que nadie se lo lleve”. Me ha recordado mucho a esta noticia que leí sobre un outlet en la plaza Indautxu de Bilbao: http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20091029/vizcaya/bilbaocentro-abre-indautxu-outlet-20091029.html

    La verdad es que no creo ni mucho menos que todo esté inventado, pero lamentablemente es una creencia muy común es de “innovar? quien soy yo para descubrir nada? innovar innovan otros”… otros que son exactamente igual de capaces (más o menos) que nosotros.

    Además soy de la opinión de que las sociedades avanzan por las innovaciones que se van creando y no sólo por la “cantidad de consultoras” que tengan. Cualquier ayuda por parte de cualquier entidad (estado, empresas privadas, lo que sea) para apoyar la investigación e innovación me parece poca, ya que siempre será mejor apoyar la investigación desde dentro que tener que esperar siempre a los descubrimientos de los demás.

    Y finalmente, a modo de personal, añadir que al menos a primer vista me parece un trabajo infinitamente más motivador en mi día a día estar en constante búsqueda de nuevas ideas que el clásico trabajo de hoy en día, que muchos no me parecen más que la película de Chaplin de tiempos modernos aplicada a nuestro tiempo. Dedicarse al emprendizaje te obliga a estar en constante interacción con el mundo, ya que hasta un nuevo avance en el mundo de las fregonas creo que puede servir de inspiración para tu área aunque no tenga nada que ver…

    Resumiendo, que no creo que este todo inventado, o al menos no quiero creerlo. Me daría un disgusto que fuese así, ya que me encantaría dedicar parte de mi trabajo a ello.

    Responder

  4. Posted by Laura on enero 18, 2010 at 6:33 pm

    Sobre lo que hablas del Upcycling, yo sabia de bolsos que están hechos con las telas de vinilo de los carteles publicitarios. http://www.fashionistas.com.py/uploads/2009/07/noid-bolsos_subazul.jpg

    Pero también hay un montón de maneras de reciclar y hacer productos nuevos, mira este blog. Es más referentes a moda, complementos, muebles, etc. pero aun así creo que es muy buena idea. http://conceptodisenio.blogspot.com/2009_04_01_archive.html

    En los colegios trabajamos, sobre todo a la hora de hacer manualidades, con mucho “material de rebuig” que traducido seria material de desecho tipo los rollos de papel de wc, del albal, del rollo de cocina, cartones de leche, diferentes embases de plàstico, las bandejas de porexpan de las carnicerias… etc.

    Responder

  5. Posted by YO on enero 19, 2010 at 3:03 pm

    La paradoja de Abilene o la pérdida de tiempo por un pensamiento grupal.
    ========
    Una calurosa tarde de verano en Coleman, Texas, una familia se encuentra a gusto jugando al dominó en el porche hasta que el suegro propone que vayan hasta Abilene, a 85 kilómetros al norte, a cenar. La mujer dice: “Me parece una buena idea”. El marido, a pesar de sus reservas porque en el viaje en coche es largo y hace calor, cree que sus preferencias están en desacuerdo con las del grupo y dice: “Me parece bien. Solo espero que tu madre quiera ir”. Entonces la suegra dice: “Claro que quiero ir. Hace mucho tiempo que no voy a Abilene”. El viaje en coche es sofocante, largo y hay polvo por todas partes. Al llegar al restaurante, la comida es igual de mala. Cuatro horas después regresan a casa agotados. Uno de ellos dice sin ninguna sinceridad: “Ha sido un viaje estupendo ¿no os parece?” La suegra afirma que en realidad ella habría preferido quedarse en casa, pero que estuvo de acuerdo en ir porque los otros tres habían mostrado mucho entusiasmo. El marido dice: “Pues yo fui para que estuvierais contentos. Estaría loca si quisiera salir con este calor”. El suegro dice que lo propuso porque creía que los demás estaban aburridos.
    ==========

    El grupo, desconcertado por haber decidido todos juntos hacer algo que ninguno de ellos quería hacer, vuelve a sentarse. Todos hubieran preferido quedarse sentados cómodamente, pero no lo confesaron cuando todavía tenían tiempo de disfrutar de la tarde.
    Este es un ejemplo inofensivo pero impresionante de las consecuencias del pensamiento grupal.
    ¿A quien no le ha ocurrido algo así alguna vez? Cada uno de los miembros del grupo accedió a hacer algo que no quería hacer porque creyó que los otros querían hacerlo. La consecuencia fue que nadie quedó contento.
    Este es uno de los problemas que podemos encontrarnos si queremos que un grupo de personas o una multitud inteligente participe dentro del sistema de innovación de una organización.
    Nosotros los humanoides solemos sentirnos desanimados para actuar en contra de la tendencia del resto del grupo.
    Para innovar es fundamental aprender a observar el mundo, con curiosidad y perspicacia. Observar lo que el mundo está pidiendo, o lo que todavía no forma parte de su experiencia. Observar lo que nos ofrece la tecnología. Darse cuenta de que las cosas pueden hacerse de manera diferente e incluso con más sentido común.

    Y a ese alumno que dice: Va, eso funciona en Google que ya han inventado cosas, pero creo que aquí no funcionaría porque está todo inventado“.

    Yo le digo (en tono jocoso) No todo lo inventable está inventado:

    1. Papel electrónico: hay papel por todas partes, pero no le permite descargar allí las noticias o buscar en la web. Un papel electrónico ligero, fácil de leer y flexible, como el papel normal, pero con características de computadora, sería la solución. Incluso papel WC electrónico para esos momentos “apretados”…..
    2. Robot todo terreno “Matxote /a serie 69”: a nadie le gusta limpiar la casa. Un “Matxote/a serie 69” podría hacerlo por ti. Ya existe el Roomba o modelos superiores, una aspiradora automática de iRobot. Solo falta que arregle la cama, lave los platos, limpie el baño y que sexualmente sea activo/a…(ya sabéis..para esos momentos especiales)
    3. Dispositivo universal: tenemos demasiados dispositivos electrónicos. ¿Qué tal uno que lo haga todo? No estamos muy lejos: el iPhone de Apple tiene música, video, e-mail, teléfono, explorador web y cámara. Pero aun le falta…pasión como al futuro “Matxote/a serie 69”.
    4. Implantes cerebrales: nuestros cerebros suelen ser muy creativos, pero les falta la potencia y velocidad de las computadoras. Si tan solo pudiéramos implantar chips en el cerebro. Las probabilidades son pequeñas, pero ya se han hecho implantes en ratas.
    5. La burbuja: ¿cansado de lo sucio, del ruido y molestias de la vida diaria? Supón poder viajar en una burbuja protectora. No hay nada parecido, salvo combinar un Segway (transportador personal), un abrigo anti-lluvia y unos audífonos que cancelan el ruido. La burbuja se puede comercializar junto al “Matxote/a serie 69″…intimidad garantizada si podemos hacer que la burbuja sea opaca a los ojos inquisidores!.
    6. Traductor universal: si le toca estar una semana en Beijing y la siguiente en Berlín, y no manejas los respectivos idiomas, te vendría bien un dispositivo de traducción simultánea, escrito y hablado. Existen muchos programas de traducción, y cada día mejoran, pero todavía falta mucho. El “Matxote/a serie 69” podría ser un buen acompañante de viaje si pudiera llevar implantado el traductor universal.
    7. Desalinizadora sencilla y barata : uno de cada cinco habitantes del planeta no tienen acceso a agua potable pero esto se puede solucionar obteniéndola de los océanos. La tecnología existe, pero es costosa y utiliza mucha energía. El “Matxote/a serie 69”…no quiero ni pensar que nuestro héroe pueda incluso hacer “pis” y que su “pis” sea potable!.
    8. Piloto automático para coches: prestarle atención a la carretera es fastidioso y consume tiempo. Un piloto automático sofisticado podría hacer el trabajo, mientras dormimos, leemos, adelantamos trabajo o nos declaramos a nuestro “Matxote/a serie 69”. Para el consumidor esto está todavía lejos.
    Hay proyectos de autopistas con sensores? Autopistas gratuitas, por supuesto.
    9. Motor de búsqueda físico: ¿Se le pierden cosas? Imagínese tener un buscador físico. Si le colocar un chips a todas tus pertenencias, podría funcionar. (Se le puede colocar al “Matxote/a serie 69” por si se te extravía el palillo de dientes con vitamina C incorporada.)
    10. Una máquina del tiempo: si cometes un error, imagínate que pudieras regresar en el tiempo y corregirlo. Desafortunadamente, según los físicos, es imposible. Estos físicos son unos burros….os lo juro!!
    11. Traje (tipo buzo) de pérdida de peso automática: adelgazar toma mucho tiempo y esfuerzo (dieta, ejercicio, etc.). Si tan solo nos pudiéramos quitar el peso con un traje buzo mientras vemos al Barcelona proclamarse campeón de invierno…… Desafortunadamente, lo más cercano que existe a “automático” es la cirugía plástica. Casi mejor comer menos que lo comemos.
    12. Corrección de vista perfecta: a medida que los ojos envejecen, la vista se pierde. Usar trifocales no es divertido, así que un procedimiento correctivo que restablezca la juventud a la mirada no estaría mal. Existe cirugía que corrige la visión cercana y lejana, pero para el problema del envejecimiento de los ojos…nada.
    13. Píldora de la juventud: la juventud y belleza desaparecen rápido. Imagínese tener una píldora que le mantenga joven por siempre. Actualmente, existen mil formas de engañar cosméticamente, pero no más.

    Por mi parte si algún día soy capaz de innovar tengo muy claro que no voy a hacerlo de cara al Etbita. Aunque al final los mercados…todo , todo lo pueden, pero nunca podrán con el “Matxote/a serie 69”. Acaba de nacer un héroe!!
    Saludos y placeres.

    *La paradoja de Abilene pertenece a Jerry B. Harvey y a su libro de 1988 The Abilene Paradox and other Meditations on Management.

    Responder

  6. Posted by Txema on enero 19, 2010 at 3:18 pm

    Muy interesante el blog señor. Una pena que no te puedas venir hoy a Inicidor. Un día de estos me paso por allí y te cuento mis nuevo proyecto que además tiene relación con uno de los que nombras!
    un abrazo

    Responder

  7. @Txema: Hey master! ¿Cómo va eso? Ya, una pena lo del Iniciador, algún día sacaré tiempo para tener algún hobby de vez en cuando🙂
    Con ganas de oír esa propuesta, creo que ya sé en qué alternativa encajan tus ideas, nos conocemos amigo mío😉
    Un abrazo!

    Responder

  8. […] dijo que la innovación sólo era posible para Apple o Google? 43.325807 […]

    Responder

  9. […] porqué cuento todo ésto sobre el caso de Mali? Pues porque creo que puede tratarse de una trickle up innovation (innovaciones realizadas en países en vías de desarrollo que acaben llegando a nuestros países […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: